El Claustro de la Universidad Pablo de Olavide ha aprobado hoy por mayoría absoluta, con 74 votos a favor, 1 en contra y 8 en blanco, los nuevos Estatutos de esta joven institución académica adaptados a las exigencias de la Ley Orgánica de Modificación de la Ley Orgánica de Universidades (LOMLOU).

Los Estatutos aprobados hoy por el Claustro de la Olavide han sido elaborados por la Ponencia de Estatutos elegida por dicho Claustro, presidida por el rector Juan Jiménez Martínez e integrada por representantes de todos los sectores claustrales. A la Ponencia de Estatutos se presentaron un total de 52 enmiendas, debatidas en la sesión del Claustro, de las cuales 22 han sido aceptadas, 17 rechazadas y 13 retiradas.

Los nuevos Estatutos de la UPO introducen mejoras en el texto para adecuarlo a la realidad de la UPO, a su idiosincrasia. Entre ellas destacan la ampliación de la definición de la misión de la Universidad, incorporando el fomento de la cooperación internacional y la solidaridad, así como la realización de actividades que impulsen la cultura de la paz, el desarrollo sostenible y el respeto al medio ambiente. Los nuevos Estatutos de la UPO recogen también la necesidad de garantizar una representación paritaria en los órganos de gobierno universitarios, y se ha aprovechado la ocasión para una revisión del texto a fin de eliminar el empleo de término sexistas.

Entre otras cuestiones destacables que recogen los nuevos Estatutos se encuentra el sistema de elección del rector o rectora. Aunque la LOMLOU permite que cada Universidad escoja someter tal elección al Claustro o a la decisión de la comunidad universitaria, los Estatutos recogen en su nuevo articulado esta segunda opción. De esta manera, según ha decidido hoy el Claustro de la UPO, el rector o rectora seguirá siendo elegido en un proceso abierto en el que participe toda la comunidad universitaria de una forma directa.

Por otra parte, y en consonancia con el crecimiento de la Universidad, se amplía el número de miembros del Claustro, pasando de 158 a 200, sin llegar al límite máximo de 300 que permite la LOMLOU. De esta manera, el Claustro estará compuesto por 112 profesores doctores con vinculación permanente a la Universidad, 16 miembros del resto del personal docente e investigador, 48 estudiantes y 24 miembros del PAS.

En lo que respecta a la composición del Consejo de Gobierno, éste estará integrado por el rector, el secretario general y el gerente más todos los vicerrectores, 15 miembros de la comunidad universitaria elegidos por el Claustro -en proporción a la distribución por sectores de este órgano-, y 10 miembros en representación de decanos y directores de escuelas, departamentos e institutos universitarios de investigación. El total no puede exceder de 50 miembros.

En relación con el profesorado, se hace desaparecer la distinción entre profesores funcionarios y no funcionarios, para optarse por que el profesorado de la UPO se distribuya a efectos de su representación en sus distintos órganos en dos sectores, los profesores doctores con vinculación permanente a la Universidad y el resto del personal docente e investigador. En relación con los estudiantes, se incorpora su derecho a tener una atención académica que permita compatibilizar los estudios y la vida laboral. También se les reconoce el derecho a obtener reconocimiento académico por participar en actividades deportivas y culturales. Y, respecto al Personal de Administración y Servicios, la Universidad se compromete a promover el Plan de Formación y, en ese ámbito, crear la Comisión del Formación del PAS. Además, se incluye como derecho de este colectivo el progreso profesional a través de la promoción interna, así como la carrera vertical y la carrera horizontal.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: Política universitariaUniversidades de Andalucía

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed