El trabajo estará encaminado a la realización de la memoria de los estudios de campo y de laboratorio desarrollados en los últimos años en Ceuta.

Benzú ha demostrado ser un yacimiento significativo en el estudio de las poblaciones del Pleistoceno Medio, Superior y Holoceno del Norte de África. Es referente ya en publicaciones de prestigio españolas e internacionales.

Un año más, Ceuta será el escenario en el que un equipo multidisciplinar de la Universidad de Cádiz (UCA), dirigido por los profesores de arqueología José Ramos y Darío Bernal, llevará a cabo diversos trabajos. Estos restos arqueológicos están formados por dos yacimientos (pese a estar incluidos en uno sólo): un abrigo paleolítico (cavidad vertical) y una cueva de época neolítica, donde se trabaja desde el año 2001.

En esta ocasión, la labor diseñada para la campaña 2009 – que comenzará en la segunda mitad de noviembre – será la realización de la memoria de los estudios de campo y de laboratorio elaborados en todo este tiempo, con objeto de generar una monografía científica, interdisciplinar y sólida que incida en el conocimiento de las ocupaciones históricas de los grupos humanos del Pleistoceno Medio y Superior en la región del Estrecho de Gibraltar.

Una memoria, donde se abordarán:

– El análisis de la tecnología lítica musteriense de grupos humanos entre 300.000-70.000 años antes de Cristo o de la era común.

– La movilidad y la frecuentación de grupos pleistocenos.

– El análisis del espacio, áreas de actividad, tecnología y función de los objetos líticos.

– La valoración de las áreas de captación de las materias primas.

– Las prácticas económicas y sociales de caza, y recolección de recursos marinos y vegetales.

El estudio de Benzú está relacionado con el paso del Estrecho de Gibraltar por comunidades humanas de esta época, lo que se relaciona con la ocupación de Europa en Pleistoceno Medio y Superior y con filtros poblacionales, entendiendo el Estrecho, como puente y no como frontera.

Desde la UCA se insiste en que al finalizar esta fase de trabajos en el yacimiento, se pretende dejar completamente ordenado el material en el Museo de Ceuta. Los investigadores recalcan la calidad histórica de la serie arqueológica, por lo que “pretendemos dejar un orden racional y de fácil control, ante futuras revisiones futuras de este material; los residuos estratigráficos se van a conservar todos, dada la peculiaridad y personalidad de la secuencia del yacimiento”.