La rectora de la Universidad de Málaga, , y el consejero de Turismo, , inauguraron hoy la Sala Cardiovascular del , que ocupa un espacio de 350 metros cuadrados situado en la planta baja del edificio principal de este centro.

Ambos destacaron la importancia de estas instalaciones, que han supuesto una inversión de 450.000 euros -financiado a partes iguales por la Junta y la Universidad- y que puede utilizar tanto la comunidad

Sala cardiovascular

Sala cardiovascular

universitaria como los usuarios interesados sin vinculación con la UMA.

El equipamiento de la nueva sala cardiovascular está compuesto por 21 máquinas para uso de (tonificación e hipertrofia) y 25 máquinas cardiovasculares: tapices rodantes, bicicletas elípticas y reclinadas, remos y plataformas vibratorias de alta calidad. Todo ello -junto a las mancuernas, colchonetas y material auxiliar- conforma un espacio de entrenamiento integral personalizado.

Esta sala deportiva posee una buena ventilación, ya que cuenta con un potente sistema de extracción de aire. Asimismo, todo su frontal se estructura con grandes ventanales que aportan una abundante luz natural y unas excelentes vistas a la pista de atletismo y demás zonas verdes del exterior.

El sistema de audio y video de la sala está conformado para que amenice y haga más agradable el entrenamiento del usuario. También se han instalado espejos que, además de servir para que el usuario visualice la ejecución de sus ejercicios, proporcionan una mayor proyección espacial a la sala. En las paredes de los extremos se han ubicado unos paneles con imágenes de principios del siglo XX que pretenden rendir homenaje a los primeros deportistas malagueños.

Entrenadores
Como responsables de la sala se encuentran entrenadores personales -licenciados en Educación Física- que organizan los distintos protocolos de actuación. De esta forma evalúan los objetivos y características de los usuarios y planifican un programa personalizado. Para ello cuentan con un software informático que facilita la tarea programada con ilustraciones y contenido en relación a la cuantificación de cargas y volumen de entrenamiento.

Además, se cuenta con un instrumento denominado ‘Tanita’ que permite la medición con elevada fidelidad de los porcentajes corporales, así como otros parámetros fisiológicos, facilitando la evaluación del efecto de entrenamiento. En definitiva, una sala que reúne todos los requisitos para mejorar nuestra salud y condición física, lo que redundará en la calidad de vida de los usuarios.