Los tratamientos para las enfermedades mentales se centran en los fármacos y en las terapias pero poco se está haciendo para desarrollar sistemas efectivos para prevenir la aparición de estas enfermedades. Para contribuir a la detección temprana de la depresión, arranca en enero la iniciativa europea OPTIMI. El Grupo de Investigación Labsitec del Departamento de Psicología Básica, Clínica y Psicobiología de la Universitat Jaume I participa en el proyecto con el diseño de estrategias de evaluación de las personas en situación de riesgo. El objetivo es diseñar un sistema capaz de prevenir la depresión, una de las enfermedades mentales más comunes en la Unión Europea, donde el cuidado de la salud mental representa más de un tercio del coste del cuidado total en salud.

Según explica la directora del grupo, Cristina Botella, “el proyecto OPTIMI está dirigido a aquellas personas que se encuentren en riesgo de entrar en depresión porque sufren mucha presión o estrés continuado como, por ejemplo, cuidadores de ancianos o personas con discapacidad, profesionales de los servicios de emergencia o personas a quienes se les vaya a terminar en breve la prestación por desempleo”.

“Si logramos predecir cuándo una persona se encuentra al borde de la depresión, podremos reaccionar a tiempo y evitar que degenere gracias a un tratamiento preventivo personalizado”, comenta la investigadora. De este modo, se intentará aliviar el sufrimiento personal y familiar que provoca la enfermedad, a la vez que contribuirá a reducir la saturación del sistema de salud y las pérdidas económicas por baja productividad.

El equipo va a registrar diariamente los niveles de estrés y su incidencia en el comportamiento y estado de ánimo del individuo. Esto será posible mediante el estudio de las variaciones producidas a nivel cognitivo, motor y verbal. En concreto, se tendrán en cuenta electrocardiogramas, los niveles de cortisol, el análisis de la voz, la actividad física y el diario electrónico que elabore el paciente. Se espera así trazar su evolución e identificar los mecanismos que emplea para soportar el estrés.

Tendrán lugar dos fases de ensayos con voluntarios procedentes de situaciones de alto riesgo. Una primera fase tendrá lugar en China, Suiza y España, con una duración de 6 meses, y una segunda que se desarrollará en el Reino Unido y España, donde se calibrarán las herramientas diseñadas y el sistema de tratamiento preventivo.

El consorcio se compone de instituciones de investigación especializadas en diferentes áreas de la psicología y socios tecnológicos que desarrollarán los sensores y dispositivos para rastrear estados psicológicos. Se espera que tras tres años de trabajo, las investigaciones se traduzcan en un prototipo de aplicación informática que detecte una situación de riesgo.

OPTIMI (Online Predictive Tools for Intervention in Mental Illness) está coordinado por la empresa española Everis y participa, además de la institución castellonense, el Laboratorio LabHuman de la Universidad Politécnica de Valencia con Mariano Alcañíz al frente, además de otras 8 instituciones procedentes del Reino Unido, Suiza, Italia, Alemania y China.

En el grupo de la UJI participan investigadores especialistas en psicopatología, cuestiones ergonómicas, herramientas de trabajo y de evaluación, todos con una gran experiencia tras participar en proyectos como ETIOBE que diseñó una herramienta informática para combatir la obesidad infantil.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: Investigación universitariaUniversidades de la Comunidad Valenciana

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed