Testigo de guerra

Santander, 20 de noviembre de 2009.

Universidad de Cantabria, Consejería de Cultura, Turismo y Deporte y Fundación Bruno Alonso unen nuevamente sus fuerzas en pro de la cultura, el conocimiento y la historia. Así informaba ayer el rector de la UC, Federico Gutierrez-Solana durante la presentación de la exposición ” Luis Quintanilla, testigo de guerra”, que permanecerá abierta en la Sala de Exposiciones del Paraninfo de la Universidad de Cantabria desde hoy hasta el próximo 9 de enero.

En un acto compartido por y para la sociedad – señaló Gutiérrez-Solana- esta “nueva exposición testifica los efectos devastadores de la guerra y el valor que tiene la paz”.
La exposición que hoy se inaugura reúne una buena parte del material gráfico que Luis Quintanilla realizó en torno a Guerra Civil española: los dibujos del frente, las Acuarelas de Europa Totalitaria, propiedad de Paul Quintanilla, hijo del artistas y los dibujos de Franco´s Black Spain, que por primera vez se exponen en España.

La Universidad de Cantabria continúa, junto con la Consejería de Cultura, la Fundación Bruno Alonso y el Banco Santander, en la recuperación del legado de este artista santanderino, cuya vida , -” aventurera, plena y testigo del tiempo que le tocó vivir” , señaló en su intervención Esther López Sobrado, comisaria de la muestra y la mayor experta en Luis Quintanilla.- y obra son protagonistas en el Paraninfo universitario, desde el año 2005 que se iniciara esta fructífera relación con la primera exposición ” Estampas y dibujos en el legado de Paul Quintanilla” y la adquisición por la Universidad de Cantabria de los cinco frescos que en torno a la guerra civil realizar el artista para la Exposición Universal de 1939 en Nueva York.

En esta recuperación colaboran la Fundación Bruno Alonso, cuyo presidente, José Ramón Sáiz Viadero definía el legado y figura de Quintanilla como “un referente para la cultura de Cantabria y un objetivo de la Fundación en su afán de recuperar las obras y los artistas que salieron camino del exilio”.

Por su parte, el subdirector general de Cultura del Gobierno de Cantabria, Fernando Garrido, quiso señalar la importancia de la recuperación de la obra de Luis Quintanilla y el empeño en ello de la Consejería “porque detrás de la Cultura está la historia: Quintanilla pinta lo que ve y ha visto lo que pinta. Esto le convierte en un testigo de primera línea”.
Por su parte el vicerrector de Extensión Universitaria, Eduardo Casas, hizo hincapié en esta relación entre la Universidad de Cantabria y el legado de Quintanilla “que se afianza con esta segunda exposición en la que tambien se incluyen los frescos que de forma permanente presiden el vestíbulo del Paraninfo Universitario”.

Poema antibelicista

Esther López Sobrado definió de aventurera la vida de Quintanilla y de poema antibelicista su obra. Comisaria de la exposición y la mayor experta en Quintanilla y su obra, definía al artista santanderino como un auténtico “reportero que con sus dibujos detallaba minuciosamente la guerra, el frente y los horrores de la contienda”.

La exposición Luis Quintanilla, testigo de guerra reúne una buena parte del material gráfico que el artista realizó entorno a la Guerra Civil: los dibujos del frente y los de Franco’s Black Spain y las acuarelas de Europa totalitaria, propiedad de Paul Quintanilla, hijo del artista. En el curso de estos últimos meses, los dibujos han sido depositados por su propietario en el Museo nacional Centro de Arte Reina Sofía, y allí irán también las acuarelas, una vez finalice esta exposición. En cuanto a los dibujos, los que se exponen son una parte del conjunto, pero a la vez han sido incluidos tres ejemplares propiedad del Museo de Bellas Artes de Santander y un cuarto, de propiedad particular, que todavía conserva el marco con que fue expuesto en el Museum of Modern Art (MoMA) de Nueva York en 1938. También se han incluido varios de los dibujos que Quintanilla elaboró en la cárcel en 1934, que ya formaron parte de la exposición de 2005. El colofón lo constituye la litografía The Burro, coetánea de los frescos, recientemente donada por Jeffrey y Leslie Coven a la Universidad de Cantabria.

La muestra se completa con una serie de catálogos -como el de la Exposición de 1939-, libros, telegramas y fotografías que se exponen en las vitrinas de la Sala.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: Actividades culturales universitariasGeneralNoticiasUniversidades de Cantabria

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed