La actriz londinense recibe esta noche el premio especial de Fancine en la gala inaugural de la 19 edición del Festival de Cine Fantástico de la UMA de manos de la rectora de la UMA, Adelaida de la Calle. Por la mañana, la actriz británica ofreció una rueda de prensa en el Rectorado de la UMA en la que tuvo palabras de elogio hacia el público español y respondió a todas las preguntas que le plantearon los periodistas, fundamentalmente relacionadas con su película más emblemática, “Perros de paja”, de Sam Peckinpah, en la que comparte papel protagonista con Dustin Hoffman, y que la llevó al estrellato y a Hollywood.

En su presentación ante los medios Susan George confesó sentirse muy a gusto en España. “Tenía muchas ganas de volver a España donde estuve al comienzo de los 70 rodando Sonny & Jed (Los hijos del día y de la noche) tanto en Almería como en Madrid. Pase bastantes semanas entre ambos lugares y no tengo más que buenos recuerdos tanto del país como de los españoles que siempre me parecieron muy educados y con una notable pasión por el cine”…, “además en aquella película tuvimos que trabajar mucho con caballos, algo que me encanta y a lo que he dedico buena parte de mi tiempo en la actualidad”. Susan George, de hecho ha mostrado un gran interés en todo lo relacionado con la escuela española de doma y tiene previsto dedicar uno de los días de estancia en España a visitar Jerez y la Escuela de Arte Ecuestre”.

En la rueda de prensa, buena parte de las preguntas, hicieron referencia a la experiencia del rodaje de “Perros de paja”, una de las obras maestras de Peckinpah…, posiblemente en la que mejor aborda el tema de la tensión psicológica que conduce a un estallido final de la violencia y a la supuesta dificultad de trato con el director. Susan, recordó que tenía solo 21 años cuando rodó la película y reconoció que en muchos momentos el rodaje fue difícil…, “pero muy enriquecedor, desde luego para mí, pero creo que también lo fue para Sam y para Dustin…, creo que los tres salimos reforzados de un rodaje tan intenso como fue el de aquella película”. Tuvo palabras muy cariñosas para ambos. “Dustin Hoffman es un gran actor y excelente persona, sumamente generoso y que siempre busca el triunfo de todos los que trabajan con él…, sabe cómo ganar con el triunfo de los compañeros y eso es algo grande”… “Nuestros papeles en Perros de paja necesitaban una buena dosis de química para que funcionara y creo que la hubo y, además aún seguimos siendo muy buenos amigos”, concluyó.

Respecto al director…, también tuvo palabras de elogio…”Era -recordó- un profesional muy exigente, pero respetuoso y abierto al cambio de impresiones…, a mí, a pesar de lo duro que pudo ser con mis 21 años, me resultó una experiencia que me ha ayudado a lo largo de mi vida…Creo que en aquel rodaje nos reunimos tres personalidades muy excitantes y de la relación que se creó surgió una gran película, una película que me permitió dar el salto a Hollywood, que sigue siendo uno de los mejores recuerdos de mi vida y que, de alguna manera, se ha convertido en mi segundo nombre”.