Hoy en día la celebración de Navidad es un manojo de costumbres y tradiciones que tienen muy poca relación entre sí. En Argentina estamos en el hemisferio sur, lo que significa que estamos en pleno verano, pero eso no quita que nos reunamos con familiares que no vemos hace mucho, y nos hartemos con menúes hipercalóricos que contienen chocolates, turrones, frutas secas y carne asada. Colocamos un árbol decorado con colores y luces, y un pesebre debajo. En algunos lugares un miembro de la familia se disfraza de Papá Noel (Santa Claus) para entregar los regalos a los niños más pequeños, lo cual implica ponerse un traje todo acolchado con barba y gorro, en pleno verano. Los shoppings hacen descuentos increíbles y la gente se avalancha en su interior. Finalmente está el espíritu navideño, explicado por tantas películas hollywoodenses para niños. ¿Qué tendrá que ver todo esto con el nacimiento de un niño dos mil años atrás? 


¿Por qué el 25 de diciembre?

Todo comenzó hace mucho tiempo, mucho antes del nacimiento de Jesús.
La base de las principales civilizaciones era la agricultura, siendo de esta manera los calendarios se basaban principalmente en el día y la noche, y en las estaciones, que determinaban los períodos de siembra y cosecha, descanso y trabajo.
Como la mayoría de las culturas originales se encontraban en el hemisferio norte, podían observar que en el período hasta lo que hoy sería el 21 de diciembre, el Sol se elevaba cada día menos en el cielo, y a partir de ahí, el Sol comenzaba a elevarse cada vez más cada día.

En la foto puede verse la posición del Sol, tomada todos los días a la misma hora, a lo largo del año en algún lugar del hemisferio norte. Puede verse que el astro “deciende” a lo largo del año en el cielo, y en lo que se llama Solsticio de Invierno comienza a elevarse nuevamente.
Esto se debe a que la Tierra rota sobre sí misma, y a su vez, gira alrededor del Sol, pero el eje de rotación no se encuentra “vertical” (respecto a la eclíptica, que sería el plano definido por el recorrido de la Tierra alrededor del Sol), sino que inclinado unos 23,5 grados. Esto puede entenderse fácilmente en la siguiente figura:

En conclusión, tenemos a una gran cantidad de culturas que se sustentan con la agricultura, y no es ilógico pensar que comiencen a adorar al Sol, como el Dios que les brinda alimento y marca los tiempos. Tampoco resulta ilógico festejar el Solsticio de Invierno como un renacimiento anual del Sol.

De esta forma, los romanos festejaban el Natalis Sol Invictus (nacimiento del Sol invicto); losgermanos escandinavos celebraban el nacimiento de Frey, el Dios de la fertilidad, el Sol Naciente, y la lluvia; los mexicas celebraban el nacimiento de Huitzilopochtli, su principal deidad, y asociada al Sol.

Avanzando un poco en el tiempo, pasando por el nacimiento de Jesús, donde nunca se nombró ninguna fecha ni período del año, y llegando hasta alrededor del año 300, nos encontramos con Constantino.
Este emperador legalizó el Cristianismo como religión oficial del el extenso y heterogéneo Imperio Romano, con el fin de unificarlo más y homogeneizar las culturas que contenía. Para declarar esta religión como oficial, y que tenga apoyo del pueblo, las costumbres no debían cambiar mucho, por eso comenzó a festejarse el 25 de diciembre como nacimiento de Jesucristo, en reemplazo al Nacimiento del Sol Invicto.
Constantino también declaró la exención fiscal de los clérigos cristianos, la persecución y asesinato de miles de paganos, y la destrucción de sus templos.
La Iglesia Ortodoxa lo venera como Santo.

¿Alguien había pensado en lo extraño de que María haya quedado embarazada por el sodero Ángel Gabriel un 8 de diciembre, y parido a Jesús a los 17 días? ¿O estuvo 12 meses y medio embarazada acaso?
Cierto, la biblia no es un libro histórico ni científico..

Durante la conquista española de América, los evangelizadores agustinos aprovecharon que los mexicas celebraran una fecha próxima al 25 de diciembre, y promovieron el reemplazo de personajes haciendo desaparecer a los dioses prehispánicos.

En , hemos hablado de los Calendarios, su evolución a lo largo de la historia y demás curiosidades en este artículo.

La serie Desmenuzando la Navidad continua los próximos días.