« De la observación de un sinnúmero de cisnes blancos no se podrá inferir que
todos los cisnes son blancos, sin embargo, ver un solo cisne negro será suficiente
para refutar semejante conclusión » David Hume (1711-1776), filósofo inglés.

 

Estas son las primeras líneas que escribo a lomo del Cisne Negro. Las sensaciones son buenas, estamos cogiendo velocidad y la pista cada vez se hace más pequeña. Al mismo tiempo, un nudo parece que nos aprieta la barriga y tragamos un poco de saliva, sabedores de que todo saldrá bien pero notando que la adrenalina de una nueva aventura nos anticipa que algo grande va a pasar. Supongo que esto mismo es lo que han sentido los creadores de actualidaduniversitaria.com, este pequeño pero ilusionante proyecto en el que, de una manera u otra, nos estamos embarcando personas de las más diversas procedencias.

Como quiera que lo primero son las presentaciones, si ustedes me disculpan el primer párrafo introductorio, me presento: mi nombre es Ademar de Alemcastre (DON’T TELL ANYONE MY ALIAS) y soy el tripulante de esta sección. El nombre de la misma tiene que ver con la Teoría del Cisne Negro, expresada por el filósofo libanés Nicholas Nassim Taleb, que resume mediante las tres falacias la manera en que las personas tendemos a analizar la realidad:

Mediante la Falacia Narrativa: creando una historia a posteriori para que el evento tenga una causa. Es decir, todo es consecuencia de algo, luego tiene que haber una causa.

Mediante la Falacia Lúdica: creyendo que la aleatoriedad estructurada que encontramos en los juegos se parece a la aleatoriedad que encontramos en la vida.

Mediante la Falacia de la Regresión Estadística: creyendo que la probabilidad de futuros eventos es predecible examinando acontecimientos de eventos pasados.

¿Y qué es el Cisne Negro? Es ese suceso altamente improbable, imponderable, que de repente sucede y pone nuestro mundo patas arriba. La cita de David Hume de cabecera de esta entrada lo define. Estamos acostumbrados a observar cisnes blancos y asociamos que todos los cisnes son de color blanco. Cuando de repente aparece uno negro, todo es caos y confusión. ¿Cómo solemos explicarlo? Echando mano por ejemplo de alguna de las tres falacias antes mencionadas. ¿Ejemplos de “Cisnes Negros” en la actualidad? Los atentados del 11-S, el éxito repentino e imparable de Google y, más reciente y conocido, el hundimiento de los mercados financieros a nivel internacional. A toro pasado, con Falacias Narrativas (también llamada como la teoría del retrovisor), todos somos capaces de construir una respuesta pero…¿por qué nadie lo predijo?

Evidentemente, los objetivos de esta sección no son los de predecir futuros Cisnes Negros, pero intentaremos desde esta columna favorecer un rincón donde pueda germinar un espíritu crítico y desde donde podamos analizar la realidad de una manera fría, a veces irónica, transgersora por qué no, siempre constructiva y que nos ayude a reducir la incertidumbre de nuestro entorno.

Cuento para ello con su colaboración. Sin ustedes, nada de esto tiene sentido. Sean bienvenidos al Vuelo del Cisne Negro y que la incertidumbre les sea favorable.

Ademar de Alemcastre