El estuvo casi intrascendente toda la jornada para tener una caida de 100 puntos en la última hora, que marcó la diferencia no solo por el negativo sino técnicamente hablando. El índice Vix de volatilidad mantiene el hueco abierto el viernes pasado y hace un mínimo creciente subiendo un + 6,34%, por lo que cuidado con este hecho que confirma la caída americana y podría desencadenar caídas más importantes en próximas jornadas si hay continuidad y marca un máximo creciente.

El giro no ha sido espectacular, pero se confirma la vela potencialmente bajista dejada el miércoles. Este viernes es importante porque tenemos que ver cómo se soluciona la sobreventa en el cortísimo plazo que se ha acumulado muy rápidamente. Un mal dato de empleo que provoque ventas y algo de intranquilidad en los inversores más agresivos, sería la forma de solucionar esa sobreventa, simplemente por la ruptura de niveles.

En un primer término, nada de confiarse hasta que no se pierda el 10.257 en primer términno y los 10.120 como soporte más importante, lo que haría perder la directriz alcista que viene de marzo.

Con el cierre del Dow, el Ibex “debería” perder los 11.850 en apertura, veremos si es asi.