Los resultados de los últimos estudios desarrollados por la Unidad de Investigación sobre y () de la Universitat Jaume I, dirigida por el profesor Rafael Ballester, muestran que muchos de los jóvenes universitarios siguen careciendo de información y subestiman la importancia de la epidemia del Sida o su exposición a la misma. Coincidiendo con la celebración el 1 de diciembre del Día mundial de la lucha contra el Sida, UNISEXIDA hace públicos sus últimos datos sobre las conductas sexuales de riesgo para la transmisión del de los estudiantes de la UJI, que revelan que la conducta sistemática del uso del ha sufrido una relajación en todas las prácticas.

 

El sexo oral es la práctica que menor frecuencia de uso del preservativo presenta (5%), seguida del coito anal (27%) y el coito vaginal (57%). Si bien en las relaciones esporádicas se observa un ligero aumento de uso del preservativo, llegando a un 74% de la población, en las relaciones estables se muestra un descenso que se traduce en que sólo un 48% de la muestra usa sistemáticamente el preservativo. De igual forma, su uso tras el consumo de drogas también desciende. Cabe destacar que en España, los jóvenes entre 15 y 34 años representan el 60% de personas diagnosticadas en el 2008.

 

Estos hallazgos ponen de manifiesto la necesidad de continuar con la promoción de las conductas saludables y la prevención del VIH-Sida para evitar la exposición continuada de la población juvenil ante esta grave enfermedad. Una prueba de la necesidad de que los órganos de gobierno de las universidades y los distintos organismos oficiales se impliquen en la lucha contra el Sida es que tan sólo en este año más de 400 jóvenes universitarios han acudido a las instalaciones de UNISEXIDA en busca de información sobre este tema y solicitando participar en los talleres que esta Unidad realiza para concienciar y cambiar los comportamientos sexuales de los jóvenes que se encuentran en una situación de riesgo.

 

Desde UNISEXIDA destacan que la epidemia del VIH-Sida continúa siendo uno de los problemas de salud pública más urgentes a nivel mundial, dadas las repercusiones biopsicosociales que conlleva tanto a nivel personal como social. En todo el mundo 33 millones de personas viven actualmente con el VIH-Sida (ONUSIDA, 2008), población que, en su mayoría, se concentra en la región subsahariana, en el 45% de los casos tiene entre 15 y 24 años y al menos la mitad resulta ser mujer. En la Unión Europea, España presenta el mayor número de casos diagnosticados desde 1994 y la mayor tasa de incidencia, siendo el único país que mantiene una prevalencia alta en la región Occidental.

 

Dentro de la expansión de la epidemia, la vía de transmisión sexual ha jugado un papel fundamental, en los últimos años, suponiendo el 50% de los nuevos casos de Sida en 2008 (31,8% por relaciones heterosexuales y 18,1% las relaciones sexuales entre hombres), afectando a un 61,5% de las mujeres diagnosticadas. Por otro lado, los casos asociados a la vía parenteral suponen el 37,1%. La Comunidad Valenciana, con un rango de entre 5.000 y 10.000 personas afectadas, se ubica entre las primeras comunidades por encima de otras como Asturias, Extremadura o Navarra. Si bien Valencia y Alicante presentan mayores tasas de incidencia, Castellón ha sido la única provincia que ha aumentado el número de casos en 2008.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: GeneralUniversidades de Cataluña

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed