El trabajo analiza la interacción simbiótica entre las leguminosas y unas bacterias del suelo que permite a las plantas crecer en ausencia de fertilizantes nitrogenados

La revista Molecular Plant-Microbe Interactions (MPMI), una de las mejores en el ámbito de la biología vegetal, dedica su portada de diciembre al trabajo de un grupo de investigadores del Departamento de Ciencias del Medio Natural de la Universidad Pública de Navarra. La publicación recoge contribuciones originales en el campo de las interacciones entre las plantas y los microorganismos, tanto de carácter patogénico -que afectan negativamente a los cultivos- como beneficioso.

MPMI es una revista científica publicada por APS Press y la International Society for Molecular Plant-Microbe Interactions. Su índice de impacto, superior a 4 (según el último ranking del prestigioso Institute for Scientific Information de Philadelphia), la sitúa como la séptima revista más importante entre las que publican artículos originales y revisados en el área de la biología vegetal a nivel internacional.

El artículo al que hace referencia la portada es “Carbon metabolism and bacteroid functioning are envolved in the regulation of nitrógeno fixation in Medicago truncatula under drought and recovery” y sus autores son Estíbaliz Larrainzar, Stefanie Wienkoop, Christian Scherling, Stefan Kempa, Rubén Ladrera, César Arrese-Igor, Wolfram Weckwerth y Esther M. González. En concreto, el artículo forma parte de la tesis doctoral de Estíbaliz Larrainzar, realizada bajo la dirección de Esther González y César Arrese-Igor, y que obtuvo la Mención Doctor Europeo el pasado mes de junio.

El estudio ha sido posible gracias a la colaboración del grupo de Investigación de la UPNA con investigadores de la Universidad de Viena (Austria) y del Instituto Max Planck de Fisiología Molecular de Plantas en Potsdam-Golm (Alemania).

En el citado trabajo se analiza la interacción simbiótica que se establece entre las leguminosas y unas bacterias del suelo llamadas rizobios. Esa interacción posibilita que las leguminosas puedan crecer en ausencia de fertilizantes nitrogenados, lo que contribuye al desarrollo de otras especies cuando se cultivan en rotación. Sin embargo, este proceso, denominado fijación simbiótica de nitrógeno, es muy sensible a un número de circunstancias ambientales desfavorables tanto bióticas (plagas y enfermedades) como abióticas (sequía, salinidad, etc.). En su regulación intervienen varios factores cuyas interacciones aún no se conocen con exactitud.

El trabajo publicado profundiza en los mecanismos que controlan esa regulación y emplea para ello una aproximación integral que combina modernas técnicas de proteómica y metabolómica comparativa con un análisis del estado fisiológico de la planta en condiciones de sequía y tras una recuperación posterior.
El esquema gráfico que ocupa la portada de la revista representa una síntesis del metabolismo del nódulo de leguminosas e incluye medidas de cuantificación absoluta de proteínas claves en el metabolismo nodular.