Nieves Jiménez Carra, investigadora y profesora de Traducción e Interpretación de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla, ha analizado la presencia del cambio de código en series de televisión y cine estadounidense. Una de sus conclusiones es que cada vez es más habitual en los guiones el bilingüismo inglés-español.

En los últimos años, la realidad cultural y la presencia creciente de migrantes de origen latinoamericano en Estados Unidos ha propiciado que cada vez más estadounidenses alternen el inglés y el español en un mismo discurso. “Ha habido un auténtico boom, y no sólo se observa en el hecho de que el español sea el primer idioma extranjero que se estudia en institutos y universidades, sino también en el cine y la televisión”, apunta a SINC Jiménez Carra, autora del estudio y profesora e investigadora en la UPO.

A partir de 5 series de televisión (The West Wing -El ala oeste de la Casa Blanca-, Friends, Without a Trace -Sin rastro-, Cane y Dexter) y 2 películas (Quinceañera y Real Women Have Curves -Las mujeres de verdad tienen curvas-), el estudio, que ha publicado la revista “Vial-Vigo International Journal of Applied Linguistics”, se centra en las estrategias que usan los guionistas de la versión original para incluir el español en el guión o a personajes de origen latinoamericano, y analiza las estrategias de subtitulado y doblaje que utilizan los traductores españoles para traducir al español de España estos guiones “bilingües”.

Los actores y actrices norteamericanos que tienen papeles protagonistas suelen hablar un español perfecto o casi perfecto. Los que interpretan papeles secundarios o esporádicos generalmente tienen acento al hablar español, es decir, no son bilingües, aunque sean de origen hispano. Esta diferencia en el acento no suele ser apreciada por la mayor parte de la audiencia norteamericana, pero es significativa desde el punto de vista del estudio y muestra los diferentes niveles de dominio del español que tiene la población latina que vive en Estados Unidos.

Los guionistas estadounidenses suelen usar subtítulos en inglés cuando el español que aparece en la serie o película es importante para el argumento. Si esto no ocurre, y sólo hay interjecciones, aparece sin subtítulos. En aquellas conversaciones que no tienen relevancia se añade en ocasiones el subtítulo Speaks Spanish.

“De esta forma, impiden al público conocer qué están diciendo los dos personajes que hablan español. Si hay un personaje fijo que hable español, como en las series Cane o Dexter, este personaje a veces traduce sus propias intervenciones. Por ejemplo, si dice “¿Cómo estás?” a veces dice justo a continuación “How are you?”, explica Jiménez Carra.

Además, en los guiones estadounidenses, el español suele tener rasgos característicos de algún país americano como México, Puerto Rico o Cuba, dependiendo de la zona de Estados Unidos donde se desarrolle la película o serie, pero a la hora del subtitulado y el doblaje, en España se adaptan a nuestro léxico.

El estudio de la traducción al español implica más dificultad pues debería reflejar el bilingüismo del texto, diferenciable sólo en la versión original, pero muy pocas veces se consigue.