UNIVERSIDAD DE MÁLAGA

La Facultad de Derecho alberga estas jornadas internacionales, organizadas en colaboración con la Oficina del Defensor del Ciudadano

Unas 400 personas se han inscrito en las Jornadas Internacionales sobre el Derecho a la Buena Administración y la Ética Pública, organizadas por la Oficina del Defensor del Ciudadano y la Universidad de Málaga con el objetivo de poner en común ideas acerca de las buenas prácticas en el ejercicio de las instituciones.

El encuentro fue inaugurado -en representación de la UMA- por el secretario general de la Universidad y la decana de Derecho, Miguel Porras y Yolanda García, mientras que la Diputación Provincial estuvo representada por el Defensor del Ciudadano, Francisco Gutiérrez, y Paloma Alonso, vicepresidenta tercera del organismo.

El objetivo de las jornadas es debatir, discutir y hacer propuestas encaminadas a conseguir que la ética impere en todas y cada una de las actuaciones que se desarrollan en las administraciones públicas. En este sentido, Francisco Gutiérrez señaló que, “desgraciadamente, la falta de estas buenas prácticas es un tema de rabiosa actualidad y que ocupa y preocupa a buena parte de la ciudadanía”.

“Hay muchos cargos públicos, alcaldes o diputados que hacen un trabajo honrado, pero también hay un porcentaje importante de cargos que están muy faltos de ética”, añadió el Defensor, para añadir que estas jornadas contarán con la participación de profesores y catedráticos de todas las áreas del derecho para “abordar el tema desde diferentes perspectivas”.

Está previsto que mañana viernes asista a la sesión vespertina el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo. Tanto la Defensora adjunta del Pueblo Español, María Luisa Cava del Llano, como la Defensora de la Comunidad Universitaria, Mercedes Vico, acuden a todas las charlas.

Ética en la UMA

Por su parte, Miguel Porras hizo alusión a la preocupación existente en la Universidad de Málaga por este asunto, para lo que refirió la adhesión de la UMA en 2006 al Pacto Mundial de Naciones Unidas relativo al compromiso ético que tienen que asumir empresas e instituciones.

También recordó Miguel Porras la incesante actividad de la Oficina de la Defensora Universitaria, así como los dos vicerrectorados con los que cuenta la Universidad de Málaga que tienen una estrecha vinculación con la ética administrativa: el de Calidad -que tiene a su cargo la responsabilidad social corporativa- y el de Bienestar Social e Igualdad. Todas estas acciones colocan a la UMA, en palabras de su secretario general, “a la vanguardia de las instituciones comprometidas con la ética”.

Las jornadas están enfocadas al ámbito universitario y social. El número de participantes alcanza los casi 400 inscritos, entre los que hay universitarios, empleados públicos, abogados y representantes de colectivos sociales.