UNIVERSIDAD DE MÁLAGA

La rectora, Adelaida de la Calle, hizo hoy una apuesta por la investigación y la creación de conocimiento en el acto de de 60 nuevos doctores de la Universidad de Málaga, a los que animó a partir hacia su futuro “sin que os inquieten los nubarrones del presente, porque al final pasarán, como siempre ha sucedido en todos los tiempos”.

De la Calle impuso los honores que acreditan a los nuevos doctores como tales -birrete, guantes y credencial- en una ceremonia celebrada en el Paraninfo Universitario en la que los doctorandos subieron al estrado acompañados por sus padrinos y por los decanos y directores correspondientes a sus centros. En representación del colectivo, Teresa Marqués Aguado prestó promesa de fidelidad en latín clásico y sobre el Libro de la Ciencia, como compromiso para desempeñar su doctorado “con la máxima fidelidad y honestidad para aumentar el honor de nuestra Universidad”.

Adelaida de la Calle destacó en su discurso la necesidad de invertir en conocimiento e investigación “para que la sociedad cambie y progrese”. “De lo contrario, estaremos condenados siempre a ir a remolque, sometidos a otros que, con más visión de futuro, hayan hecho antes sus deberes en este sentido”.

Ley de la Ciencia
En este sentido, expresó su confianza en la nueva Ley de la Ciencia y el Estatuto del Profesorado, “ya que puede dirigir la carrera investigadora y su conexión, si así se desea, con la carrera docente”.

La rectora también hizo hincapié en la capacidad para crear y desarrollar conocimiento de los nuevos doctores de la Universidad de Málaga, “por el potencial de conocimiento que se encierra en cada uno de los nuevos birretes y porque pertenecéis ya a esa élite intelectual capacitada para investigar”.

“Porque el doctorado sigue siendo, además del máximo grado académico, la expresión de una conducta ordenada y metódica de aprehender la ciencia, de una manera de entender el conocimiento y de situarse científicamente ante las realidades de la sociedad”, concluyó.

Por su parte, la vicerrectora de Ordenación Académica, Ana Lozano, intervino también en la ceremonia y destacó la dedicación, el trabajo y el esfuerzo de los nuevos doctores de la Universidad de Málaga, así como el magisterio y la experiencia de sus directores de tesis.

Lozano quiso reiterar el trabajo de equipo que todos ellos han realizado y resaltó la labor de investigar, “que no es otra cosa que seguir el vestigium, la huella de sus antecesores. Investigar es empezar de cero un día tras otro. Acumular resultados, contrastarlos una y otra vez y luego fundamentarlos para finalmente hacer ciencia”.

La vicerrectora se dirigió a los directores de tesis y se mostró convencida de que “han demostrado destreza en el manejo de los arcos, en orientarlos correctamente hacia la mayor altura intelectual y científica”.

Protocolo
La ceremonia de investidura contó con todo el protocolo de los actos de la Universidad de Málaga. Comenzó con la interpretación del ‘Veni Creator’ por parte del Grupo Vocal de la Fundación General de la Universidad de Málaga, prosiguió con la lectura del nombramiento de los nuevos doctores y, para concluir, se interpretó el Gaudeamus Igitur.