Ante el terremoto acaecido en la noche del pasado martes, el Rectorado de la Universidad de Salamanca quiere expresar su más profunda consternación por la terrible tragedia que ha asolado la isla caribeña.

Asimismo, quiere manifestar su solidaridad con el Gobierno y el pueblo haitiano y se suma al dolor causado por la lamentable pérdida de miles de vidas humanas y de desaparecidos y por los cuantiosos daños materiales ocasionados por el seísmo de 7 grados en la escala de Richter.

Para hacer frente a esta situación de crisis humanitaria, la Universidad de Salamanca pone en marcha el protocolo aprobado por la Conferencia de Rectores Españoles (CRUE) de 4 de abril de 2006 en la que recomienda que las ayudas de la comunidad universitaria se canalicen a través de los cauces ya preestablecidos. Esto significa que es preferible vehicular nuestra contribución a través de organizaciones que ya desarrollen su actividad en la zona afectada o que pueden garantizar una intervención efectiva y rápida.

Para facilitar este tipo de iniciativas, la Oficina de Cooperación de la Universidad de Salamanca ha publicado en su página web (http://www.usal.es/cooperacion/) un listado de las organizaciones que trabajan en el terreno.

Como rector de la Universidad de Salamanca animo a todos los miembros de la comunidad a ayudar en estos momentos difíciles que vive el país y a implicarse de forma solidaria en su reconstrucción. Por ello, desde el Rectorado destinaremos parte de los fondos de la Oficina de Cooperación a la reconstrucción de alguna institución académica dañada por el terremoto.


Rector