Pablo Flores estuvo cubriendo en esta serie de artículos las barbaridades que dijeron diferentes eclesiastas,  sobre el Terremoto, desde acusasiones a las pobres víctimas de hacer un trato con el diablo y relacionarlo con el vudu que se practica en ese país, hasta decir que hay cosas peores, como la situación espiritual del mundo.  

Pat Robertson, telepredicador cristiano, culpando a los haitianos por pactar con el diablo para que los libere de los franceses. Y comparando la pobreza de Haití con las riquezas turísticas y hoteleras de República Dominicana (donde el diablo no metería mano).

 

 

Hice un pequeño comentario en Alerta Pseudociencias sobre lo increíble que era que habiendo tantos adivinos en el mundo: astrólogos, tarotistas, leedores de borras de café y de manos, etc.. ninguno notó que iban a morir 150.000 personas en un día. Y un astrólogo se sintió ofendido.

El biólogo Richard Dawkins, más conocido por sus libros de filosofía, divulgación científica y ateísmo, abrió una página para hacer donaciones desde cualquier lugar del mundo y sin tocar ninguna religión, vía PayPal, cuyos beneficiarios únicos son las ONG Cruz Roja Internacional y Médicos Sin Fronteras. Y como efecto secundario se rompe el mito de defender a las religiones por su ayuda humanitaria.

Una página venezolana de contenido muy extraño salió a decir que el terremoto de Haití era producto de un experimento norteamericano con el fin de destruir Venezuela, y tal vez China, pero no pudieron apuntar bien su pistola de radiofrecuencias que afecta la ionósfera para generar terremotos (!!!), y pasó lo que pasó.