UNIVERSIDAD DE CÁDIZ

Altos mandos de la Armada Española, profesores y cargos académicos de la Universidad de Cádiz y de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Cádiz se han reunido esta mañana, así como representantes de colectivos culturales y sociales gaditanos en el salón de Grados de la facultad de Medicina, para conocer de primera mano la publicación que Defensa y la Universidad de Cádiz han editado para conmemorar los 260 años de estudios universitarios en Cádiz.

El rector de la Universidad de Cádiz, Diego Sales, el vicealmirante jefe del Arsenal de la Carraca, José Ángel Pita, y el subdirector general de Publicaciones del Ministerio de Defensa, Antonio Magariños, han presidido la presentación del libro “Estudios superiores en Cádiz desde 1748. Armada e Ilustración”. Estuvieron acompañados por la decana de Medicina, Felicidad Rodríguez, y el director del servicio de Publicaciones de la UCA, Gonzalo Butrón.

El libro es una edición conjunta de Defensa y la UCA, coordinada por los vicerrectorados de Extensión Universitaria y Relaciones Internaciones y Cooperación de la Universidad de Cádiz, que en un primer momento tendrá una tirada de mil ejemplares.

La obra cuenta con la participación de varios autores militares y universitarios. En representación de ellos, el catedrático de Historia Moderna y Contemporánea, Alberto Ramos, y el capitán de Navío, José Blanco, explicaron a los asistentes el contenido y principales referencias de la misma.

Una publicación que narra, según explica la vicerrectora de Extensión Universitaria, Marieta Cantos, en su introducción, como a partir del traslado de la Casa de Contratación desde Sevilla al puerto gaditano en 1717, la capital gaditana, al convertirse en cabecera del comercio con Indias, conoce un notable esplendor económico y cultural. Además, Cádiz se había convertido en el eje principal de una nueva Armada capaz de competir con la inglesa.

Recién nombrado intendente, Patiño encargado de organizar la Academia de Guardias Marinas para los oficiales (1717), y de reordenar la Marina en tres departamentos, en Cádiz se funda el Cuerpo de Pilotos y sus escuelas (1748-1751), el Real Colegio de Cirugía de Cádiz (1748), y el Observatorio de Marina (1753). De modo que, la actividad desarrollada en estos centros de Estudios Superiores incidió en una significativa renovación de la vida intelectual.

Sales explicó que “este libro nos recuerda la historia y nos sitúa en un lugar de privilegio para el futuro, donde seguiremos manteniendo la estrecha relación que nos une a la Armada, para seguir ofreciendo una alta ciencia investigadora, así como promoción de la Cultura y su difusión mediante la cooperación en otros espacios como Iberoamérica, África y Europa”.

Al mismo tiempo, explicaron sus autores: “queremos hacer ver cómo puede explicarse nuestro presente desde ese pasado que además nos vincula con Iberoamérica, en un magnífico viaje que nos conduce por los derroteros del avance científico, el desarrollo cultural, y el cambio político y social; y que tiene su momento clave durante la reunión de las Cortes en la Isla de León en 1810 y la proclamación de la Constitución de 1812, tras el traslado un año antes de las Cortes a la capital gaditana”.

La ministra de Defensa, Carme Chacón, ha realizado las palabras de bienvenida del libro, que incluye temas muy interesantes de la época como El papel del ejército en la cultura de la Ilustración, Una aproximación a la vida cultural en el Cádiz de las Cortes; Las huellas del Real Colegio de Cirugía de Cádiz como germen de los estudios superiores en la provincia; Los antecedentes históricos del Instituto Hidrográfico de la Marina; La proyección internacional, tradición y seña de identidad de la Universidad de Cádiz y el Doctorado en la facultad de Medicina de Cádiz en el XIX, entre otros.

Precisamente sobre esto último epígrafe, Sales aclaró que muchos piensan que la facultad de Medicina de Cádiz es la más antigua de España, “y no es así; lo que sí es cierto es que fue la primera que otorgó el título conjunto de Cirugía y Medicina”.

La aparición de las academias en el Cádiz ilustrado – como concretó Ramos – desencadenó que se desarrollara avances esenciales en el conocimiento médico, que prosiguió en el siglo XX con la colaboración de la UCA y los hospitales de la provincia; y que aún continúa para mejorar y enriquecer la práctica médica de las nuevas generaciones.