Con un que el cerrar la subsata del Ibex se encontraba en 10.537 y aún sin tocar su soporte más importante (10.514), nos despedimos de un día de permanente goteo bajista que por muchos momentos parecía sin convicción y que se llevó varios soportes por delante dejando serias caídas, principalmente en el Ibex.

En los gráficos diarios vemos que cerramos por debajo de las directrices a las que hacíamos referncia ayer y hoy, pero por poco. El futuro se ha apoyado en la media de 100 diaria y en la parte baja de las bandas de bollinguer. El contado por su parte cierra algo debajo de la media diaria de 100, habiendo tocado la parte baja de las bandas de bollinguer y rebotando ligeramente dede los mínimos al igual que el futuro.

¿Qué es lo que puede pasar ? Pues creemos que falta mucho para fin de mes, que los americanos no confirman al cierre del Ibex semejante caída y que aquí puede quedar mucha tela para cortar. Ha jugado en contra un dólar fuerte y muchos nervios por los resultados de varios bancos americanos.

Es posible que haya habido un gran lavado por abajo, previo a un tramo final de subidas, pero al cierre todo está en dudas.

Lo positivo es que nos mantuvimos dentro del rango dinámico de las bandas de bollinguer, cuyas lineas se han puesto paralelas, es decir, laterales.

El Mini SP500 llegó a 1125 y tampoco da pistas, ya que en los 1125 – 1120 se comentaba desde hace rato que habían muchos compradores y miedo si se pierde el nivel.

Los valores grandes del Ibex patinaron: Telefónica llegó a lo que podríamos ver como la parte baja de un gran lateral bajista pero perdienro 18.50 y 18,28; Santander se apoyó en media de 20 semanal (mientras la mantenga hay esperanza para el valor); Repsol cayó severamente y volvió a meterse en lateral; BBVA tocando otra directriz manteniéndose bastante bien; e Iberdrola cerrando por debajo del soporte decreciente de corto plazo (por poco) pero aún por encima de la directriz alcista principal.

De momento no puede hablarse de un giro bajsita, pero sí de una corrección importante que no debiera prolongarse. Nos vamos con interrogantes y por lo tanto, sin la seguridad del inicio de una gran onda bajista, por lo que mantenemos la idea de que volveremos sobre máximos. Eso sí, el muy corto plazo, está muy complicado y hay que estar mucho sobre los gráficos atendiendo a multitud de líneas, niveles y medias.