Los investigadores del Grupo de Investigación de del Departamento de Ciencias Clínicas de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, , Adriana Ortiz Andrellucchi y , junto con el investigador del Departamento de y Ginecología del Hospital Universitario Materno-Infantil, Octavio Ramírez García, han publicado un artículo de investigación en una revista especializada en el que se recogen los resultados de un estudio sobre los hábitos nutricionales y la composición de la de mujeres embarazadas que dieron a luz en el Hospital Universitario Materno-Infantil de Gran Canaria.

El artículo se titula Valoración de la calidad nutricional de la dieta en gestantes sanas de Canarias y ha sido publicado en la revista especializada Medicina Clínica, única publicación semanal de contenido clínico que se edita en España. La investigación se basa en un estudio transversal realizado a mujeres entre 18 y 40 años, estimando el consumo de alimentos, macronutrientes (principalmente hidratos de carbono, proteínas y grasas) y micronutrientes (yodo, hierro, vitamina A, ácido fólico y calcio, entre otros), mediante un cuestionario de frecuencia de consumo utilizado en la Encuesta Nutricional de Canarias.

La puntuación alcanzada en los cuestionarios se aleja de la recomendada como óptima para las mujeres gestantes, destacando que el consumo de cereales fue inferior al número de dosis diarias recomendadas, mientras que el consumo de vegetales, frutas, lácteos y carnes superó las recomendaciones. Por otra parte, se observó que un importante número de entrevistadas no alcanzó el 50% de la ingesta recomendada de hierro, folatos y vitamina D, y más de un 30% de las mujeres superó el 200% de las cantidades recomendadas de proteínas, tiamina, riboflavina y vitaminas A y C.

La conclusión alcanzada por los investigadores es que es necesario el consejo dietético para mejorar la calidad de la dieta durante el embarazo y la suplementación principalmente con hierro y folatos. No obstante, la mayoría de los controles que se llevan a cabo actualmente, están orientados hacia la evolución del peso durante el periodo de gestación y generalmente no se da importancia a la composición y calidad de la dieta.

Una ingesta nutricional adecuada durante el embarazo permite, no sólo potenciar la salud de la mujer y prevenir enfermedades gestacionales, sino que también se relaciona con la salud del niño, e inclusive con la aparición de enfermedades crónicas en la vida adulta.

Por otro lado, teniendo en cuenta que la situación nutricional de la mujer al comenzar el embarazo no suele ser óptima, el aumento de sus necesidades al comenzar la gestación hace que los problemas nutricionales se mantengan o empeoren. Esto es un hecho relevante en Canarias, donde la obesidad se está convirtiendo en un serio problema de salud pública, presentando las cifras más altas de toda España.