UNIVERSITAT JAUME I

El I Abierto y Virtual ha celebrado hoy la tercera ponencia de la mano de Juan Luís Gómez Colomer, Catedrático de Derecho Procesal de la Universitat Jaume I, con el título “Castellón, ”, en la que ha remarcado la necesidad de que la sociedad castellonense crea en las posibilidades de Castellón como , puesto que antes de que se construyese la universidad no se pensaba en la opción de tener una. Sin embargo a día de hoy Castellón cuenta con una universidad, la Jaume I, que es reconocida en muchos lugares. Según Colomer, para llegar a ser una se necesita creer en ella, ya que no se puede vender una cosa en la que no se cree.

Posteriormente ha realizado un análisis histórico de las universidades más famosas en el mundo, tales como Bolónia, Oxford, Cambridge, etc., para poder tener una base con la que argumentar sus propuestas para convertir a Castellón en una ciudad universitaria. Colomer ha destacado dos ventajas que favorecen a la Universitat Jaume I, en tanto en cuanto se refiere a su situación, es decir, al hecho de que esté construida y ubicada en un campus y no en el núcleo urbano. La primera de ellas se basa en la facilidad de interconocimiento de estudiantes universitarios con personal docente investigador y con personal de administración y servicios, y viceversa. En lo referente a la segunda ventaja, Colomer ha afirmado que el campus favorece las políticas de comunicación entre diversos grupos de investigación, por estar ubicados en un mismo lugar.

Tras la exposición de la situación frente al resto de universidades y ciudades, Colomer ha lanzado tres líneas de acción para alcanzar en un futuro próximo -10 o 20 años-, hablar de Castellón como ciudad universitaria. Para lograrlo, ha argüido que “debe haber una integración cultural” y que ella podría ejecutarse mediante una estrecha colaboración entre la UJI y el Ayuntamiento de Castellón. La primera de las tres acciones se sustenta sobre el acercamiento de la Jaume I hacia el centro, es decir, que los estudiantes vayan al centro, pero para que ello ocurra deben haber recursos -ocio, restaurantes universitarios, una sede con mayor capacidad para poder realizar más cursos y actividades, etc.-. La segunda de las propuestas es que la Universitat Jaume I se acerque a las empresas, especialmente, que la Universidad tenga mayor visibilidad ante el Ayuntamiento o la Generalitat Valenciana, a través de una comisión permanente para poder llevar a cabo diversas acciones que favorezcan al fomento de Castellón como ciudad universitaria.

En cuanto a la última de las medidas que formula Colomer, se basa en que la Jaume I actúe por y para la sociedad, es decir, que la sociedad sepa y conozca que puede contar con la UJI. Para ello el profesor Colomer ha ejemplificado esta acción, argumentando que se podrían realizar políticas de comunicación en diversos sectores como la violencia de género, la asistencia social, sectores sociales desprotegidos y enfermos crónicos, entre otras. Como conclusión Colomer ha destacado que estas acciones merecen un plan estratégico, en el que se priorice la acción urbanística y cultural.

Esta misma semana tendrá lugar la cuarta ponencia del Congreso a cargo de Domingo García Marzá bajo el título “La apuesta por la sociedad civil: bases éticas para una nueva democracia”, que tendrá lugar el viernes 22 de enero de 2010, a las 11 horas, en la Sala de Prensa del edificio de Rectorado y Servicios Centrales.