UNIVERSIDAD DE CANTABRIA

La “Gregorio Prieto. Arte gráfico” se inauguró el pasado viernes, 22 de enero, en el Paraninfo de la Universidad de Cantabria, con una selección de 96 obras del artista manchego. La muestra comisariada por el conservador del Museo Reina Sofía, Óscar Muñoz Sánchez, podrá visitarse con entrada libre hasta el 6 de marzo. Tras esta se realizará un parón de la temporada expositiva en el Paraninfo debido a la realización en el mismo de obras de mantenimiento.

La exposición comprende una amplia selección de las estampas de Prieto, principalmente litografías y aguafuertes, realizadas entre los años cuarenta y ochenta del siglo XX. En el conjunto de la obra de Prieto, la gráfica constituye un capítulo tardío y cuantitativamente menor en comparación con el de sus dibujos y pinturas, “esporádica” según explicó el comisario y autor del catálogo en rueda de prensa, acompañado por el vicerrector de Extensión Universitaria, Eduardo Casas, y por el director de Exposiciones de la UC, Javier Gómez.

En cuanto a los temas observables se reconocen y concentran algunas de las grandes pasiones que llenaron y enriquecieron su vida: la Poesía, La Mancha y el mundo de la Antigüedad, especialmente Grecia y Roma.

El valor de la obra gráfica de Gregorio Prieto reside en que fue concebida fundamentalmente como recreación, adaptación o interpretación de sus dibujos más preciados y de los cuales no quería desprenderse, como por ejemplo, la serie “El Quijote”. “El objetivo de Gregorio Prieto al realizar estos grabados era reflexionar sobre su obra y darla a conocer”, afirmó Muñoz. En opinión del comisario, la serie de mayor calidad fue la realizada con Dimitri Papagueorguiu para ilustrar un libro de poemas de Konstantino Kavafis, finalmente no editado, aunque también destacó la colaboración con otro artista grabador, Alejandro Gómez Marco.

Aunque en su momento la obra de Prieto no fue “bien tratada”, reveló Muñoz, el artista “expuso en los lugares más insospechados por Europa, América y Oriente, cosa nada habitual entonces en los artistas españoles”. A pesar de parecer tradicional y clásico, empleando líneas puras y fluidas, “lo cierto es que estaba ávido por conocer cualquier novedad en el arte”, afirmó.

Prieto participó en varias de las iniciativas clave que significaron una revitalización del grabado y la estampación en España durante los años cincuenta, sesenta y setenta: la colección “Los Artistas Grabadores” de Ediciones La Rosa Vera; la colección de bibliofilia “Tiempo para la alegría” de Rafael Díaz-Casariego; y galerías como Esti-Arte, Sen, Punto y Rembrandt.

Catálogo

Con el fin de facilitar un mayor conocimiento de esta parte de la producción de Prieto y establecer con claridad el catálogo de su obra gráfica, la Fundación ha editado el libro “Gregorio Prieto. Arte Gráfico”, que incluye textos de presentación de Santiago Rubio (presidente de la Fundación), José Hernández (pintor, artista grabador y académico delegado de la Calcografía Nacional) y María José Salazar (conservadora-jefe de dibujo del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía).

Óscar Muñoz, conservador del Museo Reina Sofía, ha realizado el estudio titulado “Estampa de Gregorio Prieto” y el catálogo razonado de la obra gráfica, partiendo de una investigación sobre las propias estampas y los documentos custodiados en el archivo de la Fundación, principalmente los escritos del artista. Completan el catálogo un apéndice documental con reproducciones de algunas páginas de los diarios de Prieto que tratan de sus proyectos y trabajos en Arte Gráfico, y una cronología a cargo de Vicente Nello, gerente del museo.