Anoche estaba tomando algo con unos amigos (Ramiro y Bruno) esperando que se haga el asado y surgió una conversación bastante interesante y fructífera sobre la astrología y los horóscopos. 

Ramiro: Ezequiel, yo siempre colaboro con tu blog, comento y demás, pero me resultó imposible y totalmente molesto realizar esa encuesta que estás haciendo sobre la astrología. Todas las respuestas eran parecidas y bastante ambiguas. Me resulta totalmente imposible elegir entre las características que mejor me describen de esa larga lista.

Yo: Y bueno, yo armé la encuesta en base a los datos que brinda esa reconocida web sobre astrología (que al margen de lo que dicen algunos astrólogos, ahí sí toman el horóscopo como algo serio). Si ellos brindan datos extraños no es culpa mía…

Ramiro: Bueno, pero por ejemplo (quienes hayan hecho la encuesta sabrán de que estamos hablando) con palabras como diplomático, la iba a tildar, pero luego pensé, sí soy diplomático, a veces, pero a veces no. Hay otros adjetivos que me describen, como idealista y son totalmente ambiguos también, y no sabría si elegirlos uno por sobre el otro.

Bruno: Justo en una materia de Ingeniería en Sistemas nos enseñan que las respuestas de las encuestas deben ser excluyentes unas con otras, y esa encuesta dice todo tipo de características que se complementan, y ninguna cubre el cien por ciento de mi personalidad. Cualquier respuesta sería válida, y se me podría aplicar en mayor o menor sentido..

Yo: Entonces es bastante visible cuál es la trampa de los horóscopos: brindar información totalmente superficial y ambigua, que cuando se lo dicen a uno, lo confirma inevitablemente.. Como el otro día que le leí el horóscopo aFranco (quien asaba la carne en ese momento), y medio sorprendido me dijo que sí, que coincidía en parte. Inmediatamente le revelé que le estaba leyendo el de otro signo al azar..

Ramiro: ¿Entonces.. la encuesta..?

Yo: Al menos sirve para darnos cuenta de estas cosas, que son bastante obvias por un lado, pero no nos terminamos de dar cuenta.. El dato más importante es la comparación de coincidencias directas entre el signo real de cada uno con el signo que mejor lo describe a cada uno. Ya voy a relevar todos los datos y los voy a publicar, con mi interpretación, y la posibilidad de que cada uno los interprete como quiera.
Pero se imaginarán, que hasta ahora por lo menos, las coincidencias son peligrosamente cercanas a las que serían en caso de ser aleatorio..

Algunos astrólogos se siguen argumentando con que los horóscopos son la parte popular de la astrología seria. Con popular se refieren a que las predicciones son tan vagas que no predicen nada realmente (y me han llegado a decir que los publican para hacerse propaganda de los cursos que dan y las cartas natales que venden), y con astrología seria al estudio de las cartas natales, sí, el que no pasa ningún tipo de análisis.

La sugestión es un factor MUY importante en las pseudociencias, cuando uno viene preparado para escuchar una respuesta u obtener un resultado, por más diferente que sea a lo esperado, lo podemos moldear inconcientemente para obtener lo que esperábamos. Incluso hay veces que hay que esforzarse para no terminar haciendo esto.