El director Asistencial del , Javier Rocafort

La UCAM ha acogido hoy la segunda sesión de las Jornadas de bajo el lema ‘Temas claves en la Contemporánea’

“Los rescatan vida al final de la vida, buscan ese resquicio de vida que queda; precisamente permiten cerrar la historia de la vida en un conjunto de pacientes en los que hasta ese momento se veía poco más que muerte”, aseguró el director Asistencial del Hospital Centro de Cuidados Laguna (Madrid), Javier Rocafort, durante las II Jornadas de Bioética que comenzaron ayer en la Universidad Católica de Murcia, y que finalizarán mañana. ‘El final de la vida y su auténtico significado’, y ‘Herramientas en Bioética’, han sido los temas principales sobre los que han disertado los expertos durante la jornada de
hoy.

Javier Rocafort aseguró que los cuidados paliativos son la forma más adecuada de tratamiento de la enfermedad avanzada y terminal. “Son eficaces y eficientes desde una perspectiva clínica, y además muy recomendables desde una perspectiva humanística”. Sobre cuidados paliativos también disertó el decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de Valencia, Germán Cerdá, que aseveró que los cuidados paliativos “son capaces de ayudar al paciente a enfrentarse a la vulnerabilidad, afrontar el sufrimiento y proporcionan los cuidados acordes con la dignidad del ser humano enfermo, consiguiendo
aumentar la autonomía del paciente”. El conferenciante, destacó además que “ocultamos la muerte, la medicalizamos y la sacamos de nuestros hogares con la idea de mantenerla lejos de nuestras vidas”, afirmó.

Por su parte, el miembro del Comité Asesor de Ética del Gobierno de Canarias, Francisco José Ramiro, dio a conocer el proyecto de bioética en las redes sociales ‘Bioéticaweb’, una iniciativa que surge con el objetivo de facilitar información y promover el diálogo sobre temas de Bioética. A continuación, la profesora de Antropología y Educación de la Universidad Católica de Valencia, María Consuelo Tomás y Garrido impartió la conferencia ‘Los sentimientos y la vida afectiva a través del cine’. Para la ponente, “la dimensión afectiva se presenta con particular relevancia en el mundo actual hasta tal punto que, en el contexto cultural del siglo XXI, puede convertirse en la puerta de acceso a la verdad- y añadió que- en este contexto, el arte cinematográfico es un instrumento capaz de provocar sentimientos que, posteriormente, conducen a posicionamientos intelectuales”.

Cabe destacar que durante la jornada de la tarde, los alumnos del Máster Oficial de Bioética de la UCAM, presentarán sus trabajos fin de carrera.