Los científicos de la Universitat de València y el CSIC advierten sobre el y los problemas de regeneración de los de alcornoques.

Tanto los alcornoques valencianos como los del resto de la península Ibérica se encuentran ya en una situación muy delicada, “al límite”, según los expertos.

 

Científicos de la Universitat de València y del CSIC advierten que el uso de tapones de y rosca, cada vez más habitual en sectores como el vitivinícola, pone en peligro el futuro de los bosques de alcornoques de todo el continente europeo. Los alcornocales es mantienen, principalmente, gracias al aprovechamiento de su corteza, proceso que no implica la tala de los árboles. Por este motivo, especialistas del Centre d’Investigacions sobre Desertificació (UV-CSIC) subrayan la necesidad de poner en marcha medidas para evitar el envejecimiento y los problemas de regeneración de los bosques de alcornoques como los Parque Natural de la Serra d’Espadà.

Un tipo de etiquetado de las botellas de vino que destaque la utilización de corcho natural o certificado «sería muy deseable, puesto que proporcionaría un criterio para la selección del vino a los consumidores interesados en la protección de la naturaleza», señala el investigador del CIDE Juli Pausas. La certificación del corcho puede ser, a la vez, un método para reutilizar esta materia.

 

Muchos alcornoques presentan importantes problemas de envejecimiento, mientras que su situación también se agrava por enfermedades como «la seca», producida principalmente por hongos. Una enfermedad favorecida, al mismo tiempo, por el cambio climático que añade estrés a los alcornoques y puede incrementar su riesgo de mortalidad.

De este modo, se puede considerar que los alcornoques europeos se encuentran actualmente en una situación muy delicada, casi al límite, tal y como indica la publicación reciente de la Society for Ecological Restoration International Cork oak woodlands on the Edge. Al contrario, los bosques del norte de África de la misma especie es encuentran en peligro «debido a la sobreexplotación del corcho, la obtención de madera, el exceso de pasturas, etc.», explica Juli Pausas, uno de los editores de la publicación mencionada.

ALCORNOQUES VALENCIANOS, UN EJEMPLO DE REGENERACIÓN

Los estudios de Juli Pausas (CSIC-UV) y Josep Pons (Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo, CEAM) que se recogen en este libro muestran, además, que los alcornoques valencianos son un modelo para entender la regeneración de esta especie. Por ejemplo, en los campos abandonados de la Serra d’Espadà «se ve claramente que el corcho regenera muy bien, al contrario que en otros lugares, sobre todo por la abundancia de la fauna que dispersa los bellotas (que hacen falta en dehesas ibéricas) y por la baja presión de las especies herbívoras», argumentan los científicos. De hecho, en el sur ibérico, la abundancia de ungulados herbívoros limita la regeneración de los alcornoques.