– Las medidas contra la para contener el déficit y mejorar las cuentas públicas repercutirán en consumidores y empresas de modo más acusado

Pamplona, 20 de enero.

Planificar, racionalizar y priorizar el gasto son las principales claves para que las familias puedan superar la cuesta de enero, según Isabel Rodríguez, profesora de Macroeconomía de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Navarra. La experta subrayó que en una situación de crisis como la actual resulta especialmente importante tomar consciencia de los ingresos fijos y que todos los miembros de la familia asuman la labor de contención de gastos.

“Éstos se pueden controlar con el esfuerzo de gestos cotidianos -añade-. Por ejemplo, basta con apagar los electrodomésticos que tenemos en stand-by, compartir coche para reducir el número de viajes o aprovechar las rebajas para comprar a los precios más bajos. En este sentido, cabe considerar qué desembolsos son superfluos”.

“El hecho de que la tradicional cuesta de enero coincida con un periodo económico negativo hará que los consumidores y empresas sientan los efectos de las medidas destinadas a contener el déficit y mejorar las cuentas públicas”, continuó la economista. Así, expresó que “el incremento de algunas tasas, la eliminación de los 400 euros deducibles del IRPF o los impuestos sobre ahorro y consumo agravarán el panorama económico de las familias tras las compras extraordinarias de Navidad o rebajas”.

Desempleo y aumento del IVA

Del mismo modo, en opinión de la profesora Isabel Rodríguez resultan poco alentadores la tasa de paro, cercana al 20%; y los datos de la Encuesta de Población Activa del tercer trimestre de 2009, que muestra que el número de hogares con miembros en paro ha crecido aproximadamente 78 puntos porcentuales respecto al año anterior.

Por otra parte, la especialista advirtió de que el incremento del Impuesto sobre el Valor Añadido repercutirá en todas las familias y frenará el consumo. “El aumento de dos puntos porcentuales, en algunos bienes, puede parecer poco visible compra a compra, pero algunos estudios sugieren que esta subida recortaría el crecimiento a medio y largo plazo en aproximadamente un punto”, puntualizó.

A pesar de todo ello, sugirió que las previsiones para 2010 son más optimistas: “Aunque la situación continuará siendo difícil, se podrá observar una frenada en la caída de la y un posible crecimiento positivo, aunque bajo, para la segunda mitad del año”.