No sé si se dan cuenta, pero con el debate de la energía nuclear volvemos a presenciar un castizo capítulo de los juegos de suma cero que habíamos comentado desde esta humilde tribuna en entradas anteriores.  Si eres de derechas, pues entonces porque sí, apoyarás la energía nuclear…sólo porque la izquierda tradicionalmente ha abanderado o hecho como suya la causa antinuclear. No hay espacio para una reflexión seria.  Es un tema tan triste éste el de los juegos de suma cero en política que uno a veces quiere tirar la toalla.

El debate de la energía nuclear no debería ser una parte más del debate político, tan lleno de demagogias y de datos sin contrastar, sino un debate principalmente técnico, en donde fueran los expertos (lo siento por usar esa palabra) los que dieran sus argumentos.

Mientras ese debate no llegue, desde aquí daré algunas razones políticamente incorrectas, esto es, no eminentemente a favor de la energía nuclear. Sí, han leído bien: políticamente incorrectas, porque ahora parece que de repente todo el mundo tiene aquí clarísimo que estamos cometiendo un error histórico al no hacer como Francia que tiene más de cincuenta plantas de energía nuclear. Francia ha apostado, es verdad, por ser una potencia exportadora de energía, pero mire usted por donde, Alemania no tiene ninguna planta e Italia, vía referendum, también las tiene capadas. Por poner algunos ejemplos. Vaya, parece que no estamos entonces tan solos como creíamos.

Aquí daré unas ideas personales sobre porqué considero que es importante hacer un debate sereno y alejado de la demagogia sobre la energía nuclear y porqué ésta, aun siendo posible y/o necesario encontrarle un hueco, no es la panacea a todos nuestros males y, sobretodo, es un juguete muy delicado. Y muy peligroso.

1.- La energía nuclear lleva, cincuenta años después de ser descubierta, sin resolver los problemas básicos que tuvo desde el principio.

2.- No es verdad que sea barata, ¡no lo ha sido nunca!

3.- Esta campaña de que tiene que haber un renacimiento de la energía nuclear como única alternativa es un espejismo, porque si se hacen los números no hay forma de que la energía nuclear sea capaz de suplir a los combustibles fósiles.

4.- Con esta energía es muy difícil la distinción entre el uso civil y el militar, y lo estamos viendo en Irán. (Cualquiera que haya jugado al Civilization lo sabe más que de sobra)

5.- No sabemos qué hacer con los residuos. Ahora vamos a hacer un almacén transitorio porque no tenemos la solución y esperaremos cincuenta o cien años a ver si se nos ocurre algo.

6.- Con la perspectiva actual, la energía nuclear no puede contribuir a resolver los problemas del cambio climático ni a hacer frente al aumento de la demanda.

7.- Sobre el consumo del petróleo: hemos gastado la mitad de todo el que hay en el mundo y lo hemos gastando en 150 años. A este ritmo, según todos los estudios, lo terminaremos en poco más de 50 años.

8.- Corolario: hay que potenciar al máximo las energías renovables. Son las únicas que no se agotan.

9.- Segundo corolario: el futuro será sostenible o no será; cada día sale el sol y debemos ser capaces de aprender a vivir dentro de esas posibilidades. Durante 150 años hemos hecho una excursión gracias a un tesoro escondido que nos dedicamos a gastar como si fuera infinito.

10.- Metáfora final: En el fondo, toda energía es de origen nuclear: tenemos un reactor de fusión nuclear de energía que está a 8 minutos de años luz, al que llamamos Sol, que lleva millones de años funcionando y, por lo que sabemos, va a funcionar otros 3.500 millones de años más. Sería inteligente aprovecharlo.


Ademar de Alemcastre

Noticia clasificada como: El vuelo del cisne negro

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed