UNIVERSIDAD CATÓLICA SAN ANTONIO DE MURCIA

El catedrático César Nombela ha pronunciado la conferencia de clausura de las II Jornadas de Bioética de la UCAM 

La Universidad Católica San Antonio (UCAM) ha clausurado esta mañana las II Jornadas Bioética Contemporánea, organizadas por el departamento de Ciencias Humanas y Religiosas. En el acto de clausura han intervenido el vicerrector de Asuntos Religiosos, José Alberto Cánovas, y la coordinadora del congreso, Gloria María Tomás, que ha leído las conclusiones del mismo. Entre los ponentes de esta última jornada, cabe señalar la intervención del catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, César Nombela que ha disertado sobre ‘La vida humana, referencia fundamental para la Bioética’.

Al acto han asistido el presidente de la Universidad, José Luis Mendoza, y el director del departamento de Ciencias Humanas y Religiosas, entre otros representantes de la institución. 

El catedrático de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, César Nombela, ha ofrecido una ponencia bajo el título ‘La vida humana, referencia fundamental para la Bioética”. Según Nombela,” la vida humana supera lo puramente biológico”, y ha explicado que “actualmente, y especialmente en los últimos 60 años, se ha producido un auge de las ciencias de la vida; pero en el conocimiento de la vida no sólo es necesario conocer los fundamentos científicos, sino también la significación de la vida, la bioética, ya que sin ella no es posible entender la dignidad de la vida humana”.

La coordinadora del simposio y profesora de la UCAM, Gloria María Tomás, en su intervención sobre ‘La corporalidad humana’, ha explicado que ‘el cuerpo humano es parte integrante y, a la vez, expresión de la persona creada a imagen y semejanza del Dios invisible. El cuerpo humano, al estar dotado de significado es ciertamente el nudo antropológico donde se resuelve o se deforma el misterio del hombre”.

El vicepresidente de la Sociedad Murciana de Bioética, y profesor de Bioética de la UCAM, Modesto Ferrer, en su ponencia sobre ‘La Bioética en el Magisterio de Benedicto XVI’, ha afirmado que “existe una relación entre ética de la vida y ética social. No puede tener bases sólidas una sociedad que, mientras afirma valores como la dignidad de la persona, la justicia y la paz, se contradice radicalmente aceptando y tolerando las más variadas formas de menosprecio y violación de la vida humana, sobre todo si es débil y marginada”.

Por otro lado, el profesor de Bioética de la UCAM, Juan Antonio Marín, en su ponencia titulada ‘¿Animales con derechos?, ha señalado que “los animales no tienen derechos, pero tampoco el hombre tiene todos los derechos sobre los animales”.

Entre las conclusiones finales del congreso, leídas por la doctora Gloria María Tomás, cabe destacar “el valor inalienable de la persona, sustrato del orden público, y por tanto, la fuente de todos los derechos humanos”. Respecto a la objeción de conciencia, se ha concluido que “la auténtica relación entre la conciencia personal y la ley, hace preciso el reconocimiento jurídico de la objeción de conciencia como manifestación de respeto a la dignidad de la persona”.