UNIVERSIDAD DE ALICANTE

El profesor , del Departamento de Comunicación y Psicología Social de la UA, ha sido galardonado con el VIII Internacional de Ensayo Miguel Espinosa, que concede anualmente el ayuntamiento de Caravaca (Murcia).

La obra premiada ‘La Musa Venal. Producción y consumo de la cultura industrial’, ha sido considerada por el jurado un lúcido recorrido por los avatares de la industria cultural y un análisis crítico de los conceptos «cultura de masas» e «industria cultural». El Dr. Rodríguez, docente de las materias ‘Semiótica de la comunicación de masas’, ‘Historia de la comunicación social’ y ‘Semiótica de la publicidad’, ha publicado, entre otros, ‘Apocalypse Show. Intelectuales, televisión y fin de milenio’ y ‘Frankenstein y el cirujano plástico. Una guía multimedia de semiótica de la publicidad’. Este libro, escrito junto al profesor Javier Mora y acompañado de un CD, se alzó con el IV Premio Nacional de Edición Universitaria en la categoría de Mejor Edición Electrónica.

El premio se entregó en la iglesia de la Compañía de manos del alcalde de Caravaca, Domingo Aranda. La convocatoria se realiza cada año a través de la concejalía de Cultura, con la colaboración de la Sociedad de Filosofía de la Región de Murcia, la Biblioteca Saavedra Fajardo de Pensamiento Político Hispánico y la Dirección General del Libro, Archivo y Bibliotecas, y está dotado con 6.000 euros.

Se trata de un premio internacional de ensayo, que lleva ocho ediciones y que además de la dotación económica, se compromete a la publicación del libro en la editorial Tres Fronteras, que lo sacará a la luz dentro de tres meses.

Raúl Rodríguez explica que “El texto versa sobre las industrias culturales, la editorial, discográfica, cinematográfica, televisiva y nuevas tecnologías o la sinergia de todas ellas en grandes conglomerados multimedia. Asimismo abordo la mediación entre el autor y los públicos partiendo de la premisa de que las industrias culturales se ocupan hoy en día de toda expresión cultural. Y por la sencilla razón de que toda expresión cultural que quiera alcanzar cierta notoriedad, visibilidad, se encuentra en cierto momento con la maquinaria industrial, que es también promocional y publicitaria. De manera que mantener que hay productos de masas y obras, digamos, de musas, es una ficción consolatoria. Si hay de unos y de otras, lo cierto es que todos responden a la misma lógica industrial y económica: la industria fabrica en masa y fabrica también “gamas”.