UNIVERSIDAD DE CANTABRIA

No se requiere ningún conocimiento musical previo, sólo un instrumento y tener más de catorce años. La Universidad de Cantabria (UC) y la Dirección General de Juventud del Gobierno de Cantabria han puesto en marcha el Aula de Moderna de la UC, un nuevo para formar, principalmente a los jóvenes, sobre los diferentes estilos de música que se consumen en la actualidad: pop, jazz, rock, etc.

Esta iniciativa -presentada ayer por el vicerrector de Extensión Universitaria, Eduardo Casas, la directora general de Juventud, Eugenia Gómez, Mª Elena Riaño, directora del Aula de Música de la UC, y Víctor Aja, coordinador del Aula de Música Moderna- forma parte del proyecto “Sonolab” que se completará con el Campus Musical en verano y con un de composición musical y nuevas tecnologías durante la party Cantabria.net.

Los profesores del Aula de Música Moderna serán titulados superiores y músicos en activo y, de momento impartirán dos cursos de diferente nivel, de tres meses de duración, en el edificio Interfacultativo de la UC. Y las asignaturas estarán relacionadas con el lenguaje musical, la composición, las técnicas, los combos (cuartetos, quintetos…), la improvisación… centrándose muchos en el trabajo en directo. Ejemplo de ello es la obligatoriedad de actuar en diferentes audiciones públicas que se irán programando a los largo del curso.

Es un proyecto “ambicioso” cuyo objetivo es que los participantes “aprendan a tocar un instrumento, a componer a hacer una versión de una canción”, explicó Riaño, y “crear un caldo de cultivo de nuevos grupos musicales” y “contribuir a dinamizar la vida musical de Cantabria”. Adelantó, además, que se pretende ampliarlo a seis meses e impartir dos niveles más, adquirir nuevos instrumentos y contar con clases magistrales, aunque para ello necesitarán que se unan más instituciones a la iniciativa que ya cuenta con la colaboración de La Caixa. De conseguirlo, los participantes interesados podrían acceder posteriormente a estudios superiores de música en los centros nacionales donde se impartan.

La inscripción puede realizarse hasta el 25 de febrero, en las Aulas de Extensión Universitaria, en la Facultad de Derecho, y las clases comenzarán el 1 de marzo. Se han provisto diez plazas para piano y teclados, seis para guitarra jazz, cuatro para guitarra flamenca, seis de guitarra eléctrica, quince para percusión étnica, seis para batería, cinco para bajo eléctrico y dos para contrabajo. Aja precisó que, en total, hay sesenta plazas disponibles, ya que se disponen algunas para gente que haya estudiado en conservatorio y que quieran participar en las agrupaciones musicales e “introducirse en el jazz y en la música moderna”.