UNIVERSIDAD DE VALENCIA

La Universidad de Valencia y la han rubricado hoy la renovación por un año del convenio de mediante el cual se apoyará de manera conjunta el Programa de Deporte Adaptado que impulsa la Universitat y que va dirigido a los alumnos con discapacidad.

El acuerdo, suscrito por el vicerrector de Cultura de la Universitat de València, Rafael Gil, y el presidente de la Fundación Divina Pastora, Armando Nieto, se desarrollará a lo largo de 2010.

“Para la Fundación Divina Pastora, impulsar y apoyar año tras año el Programa de Deporte Adaptado junto a la Universitat de València es un proyecto que nos llena de satisfacción. Por una parte al contribuir de manera tan positiva en la evolución deportiva de los alumnos con discapacidad, que es una excelente manera de ayudarles a integrarse plenamente en la sociedad, y por otra parte nos sentimos muy satisfechos por los buenísimos resultados nacionales e internacionales obtenidos durante el 2009 por estos grandes deportistas y beneficiarios del Programa”, ha declarado Armando Nieto, presidente de la Fundación Divina Pastora, quien ha insistido que la firma de este convenio “es una prueba evidente de la normalización del deporte adaptado”, un ámbito en el que lamentablemente “son más habituales las buenas intenciones, que las verdaderas acciones”.

El vicerrector de Cultura de la Universitat de València, Rafael Gil, se ha referido a un convenio que a lo largo de estos tres años se ha consolidado tanto cuantitativa como cualitativamente: “Hemos pasado de un estudiante becado el primer año, a los siete en la actualidad, y lo más importante es que este programa está abierto a los casi 700 estudiantes con discapacidad que tenemos en las aulas de la Universitat”. Asimismo, ha aprovechado el acto para agradecer a la Fundación Divina Pastora “la implicación social con un proyecto consolidado que va más allá de cualquier acción puntual” y ha animado a otras instituciones a que emprenden acciones similares que tienen el objetivo de integrar al colectivo discapacitado.

Hasta ahora formaban parte del programa seis deportistas de elite, que han dado buena cuenta de la ayuda, consiguiendo notables éxitos en competiciones tanto a nivel nacional como internacional. Atletas como David Bravo, Jessica Castellano y Miguel Ángel Arroyo, junto al nadador David Levecq, el ciclista Maurice Eckhard y la yudoca Mónica Merenciano, han demostrado que forman parte de un plantel único en deporte adaptado en la Comunidad Valenciana.

Todos ellos podrían repetir este año como miembros de este equipo de elite dentro del Programa e incluso podrían incorporarse otros deportistas de gran nivel como la jugadora de tenis de mesa, Raquel Mateu.

El Programa de Deporte Adaptado de la Universitat de València y la Fundación Divina Pastora tiene una doble vertiente, por un lado ayudar a fomentar el deporte entre los alumnos universitarios con alguna discapacidad y por otra parte busca respaldar a las primeras figuras del deporte adaptado vinculados a esta institución universitaria.

La Fundación Divina Pastora es una organización sin ánimo de lucro que tiene como objetivo prestar atención a personas con alto riesgo de exclusión social y orientada a la promoción de obras sociales, benéficas, medico-sanitarias y de protección de la salud. Desde Divina Pastora se fomenta también la colaboración con distintas entidades para impulsar la formación e información en ámbitos educativo, deportivo, medioambiental, de protección del arte y la cultura, con especial atención a la prevención de accidentes, fomentando la docencia la formación y la investigación.