Siguen los sustos para el Ibex, que prentede un doble suelo. Dificil ir más abajo con la tremenda divergencia alcista que se ha formado en gráficos horarios. Es compra en 10.100, indudablemente (pero siempre con stops por supuesto).