UNIVERSIDAD DE ALICANTE

Hay una continuidad ininterrumpida que conecta el milenario juego del ajedrez con los más modernos juegos de estrategia por ordenador. Divulgar tanto sus características comunes como las posibilidades que abren a la imaginación y a la inteligencia ha sido el objetivo de una de las actividades celebradas dentro de la Semana Cultural de la Escuela Politécnica, en la que se ha evidenciado que la neurona siempre acaba venciendo al chip.

Denominadas “I Jornadas universitarias de juegos de estrategia: del ajedrez al starcraft”, han incluido conferencias de expertos en juegos de estrategia sobre curiosidades del ajedrez y el mundo de los “e-sports” y talleres de starcraft. Las jornadas se cerrarán el día 26 de febrero con un torneo de este juego.

Han estado organizadas por Manuel Ortuño, profesor del departamenteo de Física, Ingeniería de Sistemas y Teoría de la Señal.
“El ordenador nunca puede ganar a una persona -dice-. En un juego de estrategia de verdad la capacidad de cálculo de estas máquinas está en inferioridad frente a la intuición e imaginación del cerebro humano”.

El padre de todos los juegos de estrategia, el ajedrez, como lo define, parece sin embargo escapar a esta regla. Salvo los grandes campeones, los programas actuales pueden arrollar a sus contrincantes humanos. La razón, según explica, es que el ajedrez es comparativamente simple de reglas frente a los juegos actuales de estrategia por ordenador. “El ajedrez se adapta muy bien al cálculo matemático. Su tablero son 64 casillas dispuestas regular y simétricamente. En cambio, los juegos actuales tienen como campo de contienda el equivalente a un tablero en blanco sin casillas, donde a la máquina le es muy difícil prever los movimientos del contrincante, cosa que el ser humano sí puede hacer. En definitiva, estos juegos son analógicos, aunque tengan un soporte digital”.

Hoy, los ajedrecistas, gracias a los ordenadores y a Internet, tienen a su disposición unas enormes bases de datos, y pueden encontrar adversarios de su mismo nivel en cualquier parte del mundo. Además, explica, cuando una computadora juega al ajedrez lo hace tras haber almacenado en su memoria infinidad de jugadas brillantes en competiciones de este deporte y guarda en sus chips grandes bibliotecas de aperturas, juego medio y finales. Al producirse un nuevo movimiento de ficha el ordenador busca en su memoria y, tras hallar una posición lo más similar en sus bases de datos, imita el movimiento que ya hizo alguien hace mucho tiempo. Sin embargo, esta capacidad de repetición es algo que en juego moderno, con opciones mucho más abiertas y múltiples variables, no se puede hacer.

Los actuales juegos de estrategia han hecho nacer una práctica muy similar a la de los campeonatos de ajedrez en los que se transmite por televisión los encuentros entre grandes figuras. Denominados “e-sports”, estos deportes electrónicos de competición en tiempo real incluyen partidas entre famosos expertos (sus Karpov y Kasparov) en estos juegos que se difunden por internet y que se celebran a veces en grandes locales ante un numeroso público. “En concreto el starcraft – señala- tiene un especial seguimiento social sobre todo en Corea, donde se celebran populares ligas e incluso hay canales de TV específicos para este juego. Al igual que en ajedrez a los juegos de estrategia se puede jugar a diferentes grados de nivel, como simple entretenimiento o de forma profesional. Incluso hay jugadores patrocinados por empresas”.

El starcraft es un juego de ciencia ficción en el que tres razas luchan por la supremacía en la galaxia y que Manuel Ortuño considera el rey de los juegos de estrategia en tiempo real. “Al contrario que el ajedrez, en el que tener las blancas o las negras no otorga ninguna ventaja, en este tipo de juegos lo importante es lograr un equilibrio entre los medios a disposición de cada raza para que que tengan una potencia de partida igualada. Cada jugador dispone de unos recursos que ha de saber administrar para ni desaprovecharlos ni agotarlos. La empresa fabricante lleva muchos años perfeccionando la compensación relativa de estas potencias”.

“En la Universidad de Alicante el título de grado de ingeniería multimedia que se está ultimando ofrecería una buena oportunidad para incorporar enseñanzas relacionadas con los juegos de estrategia, que están en auge -comenta este profesor titular de la Escuela Politécnica-. Hay que tener en cuenta que en la Universidad de Berkeley hay una asignatura sobre el starcraft. De todas formas los equipos de trabajo que crean estos juegos son mixtos, donde no sólo hay informáticos sino también profesionales cuya misión es crear los conceptos estratégicos que luego desarrollarán los programadores y los diseñadores y animadores gráficos”. Pero no hay ningún plan de formación sobre estrategia fuera del mundo militar o empresarial. “En todo caso- señala-, la Universidad de Alicante debería contar con enseñanzas, tal vez de posgrado, de innovación tecnológica”.