UNIVERSIDAD DE ALICANTE

¿Cuál es el secreto de la belleza de las alas de la mariposa y de las perlas? Conocerlo permitiría medir los reflejos de las pinturas iridiscentes o metalizadas para ayudar a la industria a controlar el color de sus productos, por ejemplo carrocerías de automóvil, artículos de plástico o incluso productos cosméticos y tintas de impresión. Éste es el objetivo de las investigaciones que se están realizando en la Universidad de Alicante por un grupo de investigación que ya está en contacto con varias conocidas marcas de coches alemanes.

Denominado Grupo de Visión y Color, forma parte del Departamento de Óptica de la UA. Especializado en ciencia y tecnología del color, el objetivo de este grupo es, utilizando avanzados aparatos de medida y análisis cromático, determinar métodos y propiedades que puedan servir a los fabricantes para homogeneizar y precisar con exactitud la apariencia visual final de los productos salidos de sus cadenas de montaje cuando están cubiertos con pinturas o construidos con plásticos que cambian de color y brillo según el ángulo con las que se les mira. Este es el caso de las pinturas metalizadas e iridiscentes o perladas, explica el profesor , que dirige esta investigación en la que también participan Esther Perales y Elisabet Chorro.

Señala que esos efectos se logran añadiendo a pigmentos convencionales minúsculas láminas de alumnio, óxido de titanio u otras sustancias metálicas, incluso nanomateriales, que funcionan como espejos imperfectos. La pintura metalizada, mirada de cerca, ofrece un aspecto granulado; en cambio, si lo que se busca es el efecto iridiscente, con saltos bruscos en el color, tales partículas se recubren a su vez con otros materiales para conseguir el efecto buscado. Aclara asimismo que el objetivo de su investigación no es cómo fabricar esas pinturas o materiales o cómo aplicarlas, sino proporcionar a estos industriales métodos de medida y predicción que les permita regular el proceso de tabricación para lograr la uniformidad o la textura visual deseada.

Dentro de esta línea de investigación se estudia, por ejemplo, cuál es el efecto según se apliquen sobre fondo oscuro o claro y cómo se modifican las propiedades de la luminosidad y cromatismo que reflejan según pequeños cambios en el ángulo de visión. Para ello han de tener en cuenta importantes factores, en particular la percepción del color por parte del cerebro humano, que muchas veces interpreta lo que vemos de forma no paralela a los datos físicos y a igualdad de tonalidad puede obtener sensaciones visuales distintas. También han de valorar las variaciones cromáticas que pueden sufrir por exposición a los agentes externos. Por ejemplo, según un documento de este grupo de investigación, el brillo puede clasificarse de siete maneras diferentes, tales como brillo rasante, lustre, halo….

“En realidad lo que hacemos es intentar entender algo que la naturaleza sabe hacer desde hace millones de años – dice Francisco Miguel Martínez Verdú-, es decir, cómo controlan los escarabajos o las mariposas la vistosidad de sus élitros o sus alas”

Esta investigación forma parte de otras líneas de trabajo que desarrolla el grupo en el terreno del color, que incluyen también el estudio de colores fluorescentes o formulación de colores para textiles, tintas, pinturas, plásticos, etc. También buscan sistemas de medida del color y diferencias de aspecto de las piedras naturales que permitan clasificarlas automáticamente. para su empleo en construcción según las condiciones bajo las que vayan a ser vistas, y que puedan servir además de base para el diseño de texturas naturales para baldosas cerámicas. El grupo desarrolla asimismo otras investigaciones en áreas de ergonomía de la visión y percepción del color.