UNIVERSIDAD DE SALAMANCA

La muestra está organizada por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones y la Fundación Gonzalo Torrente Ballester

La Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales y la Fundación Gonzalo Torrente Ballester recuerdan al autor de “Los gozos y las sombras” en el centenario de su nacimiento con la “Los mundos de Gonzalo Torrente Ballester”, que recorre la trayectoria vital y literaria del escritor a través de más de 200 piezas (muchas de ellas inéditas) entre manuscritos, libros, artículos de prensa, cartas, fotografías, cuadros, dibujos y diversos documentos y objetos que nos acercan a su iconografía personal.

La muestra, en la que colabora la Universidad de Salamanca, podrá contemplarse en la sala de exposiciones Cielo de Salamanca y Patio de Escuelas de la institución académica hasta el próximo 14 de marzo, según informó hoy la vicerrectora de Estudiantes e Inserción Profesional de la Usal, Cristina Pita, en la presentación de la colección.

La exposición pretende desplegar ante los ojos del lector los mundos de tan magistral creador, iluminando también aquellos que son ignorados o que permanecen en la penumbra del olvido. Porque Torrente Ballester no sólo desarrolló su maestría en el arte de construir discursos ficcionales, adscritos a diferentes géneros –cuento, teatro, novela–, su faceta más conocida; también fue profesor y estudioso de la Historia; y durante cuatro décadas ejerció como profesor de Literatura, profesión que reivindicó por encima de cualquier otra de las suyas. Torrente Ballester fue, además, un perspicaz y fino ensayista, un crítico inteligente y, a veces, mordaz, y un hábil, divertido y profundo articulista de prensa.

La muestra se abre con una colección completa de las primeras ediciones de sus libros, junto a manuscritos y escritos mecanografiados, con las correcciones y los distintos estados de algunas obras, así como ejemplares significativos de las revistas y periódicos en los que colaboró y que el visitante podrá ver junto a objetos personales, recuerdos, premios o algunos de los materiales que empleaba para escribir.

En las paredes se mostrarán obras de algunos artistas con los que colaboró Gonzalo Torrente Ballester o por los que sentía admiración, como Manuel Colmeiro, Manuel Prego o Pradillo, junto con retratos del escritor realizados por José González Collado, Álvaro Delgado, Justo González Bravo, Felipe Criado, Julián Grau Santos o Eduardo Arroyo.

Como novedad, se mostrará una serie de fotografías tomadas por Gonzalo Torrente Ballester y que nunca se han expuesto ni estudiado con anterioridad. La investigación desarrollada por los comisarios en la Fundación Gonzalo Torrente Ballester demuestra que la fotografía desempeñaba para él diferentes funciones, dejando al margen la más común de fichero para el recuerdo. Torrente Ballester no sólo fotografiaba su mapa emocional (imágenes de la torre Berenguela de la catedral compostelana, de los solitarios y gélidos paisajes de Albany, de la ría de Ferrol o de las calles de Pontevedra) sino que, además, utilizaba la fotografía como herramienta de trabajo, de manera que algunas de las imágenes que su cámara registraba se encuentran después en sus ficciones trasladadas a palabras, envueltas por la semántica, transformadas por la retórica y la imaginación. Recuperadas y llevadas a una escala expositiva, estas fotografías dejan ver con claridad la personalidad de una mirada que sabe recrear la vida de una calle, una plaza, o detenerse en detalles en apariencia accesorios. Un lenguaje “vulgar”, casi descuidado, que lleva, sin embargo, hacia nuevos mundos, en sintonía con la técnica empleada en su escritura.

En la exposición también se puede ver diverso material que recrea la vinculación de Gonzalo Torrente Ballester con el teatro y el cine. Entre sus facetas más olvidadas está, precisamente, la de dialoguista o guionista de cine, labor que le ocupó durante cinco intensos años de colaboración con Nieves Conde. Casi treinta años más tarde vuelve a moverse entre grúas y platós para la supervisión de la adaptación cinematográfica de sus propias obras. El visitante también podrá escuchar a Torrente Ballester en diferentes soportes: desde la audición de cintas a través de auriculares, a la visión de fragmentos de entrevistas grabados en cine, video o tv.
La muestra se completa con un recorrido fotográfico por los lugares de Gonzalo Torrente Ballester (sus ciudades, sus rincones, sus cafés: Ferrol, Oviedo, Pontevedra, Baiona, Madrid, Santiago de Compostela, Salamanca) a través de una serie de fotografías en blanco y negro realizadas por Vari Caramés.

La exposición se cierra con el documental GTBxGTB, producido por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales y Fundación Gonzalo Torrente Ballester con guión y dirección de Luis Felipe Torrente Sánchez-Guisande y Daniel Suberviola Garrigosa. En el documental el protagonista, Gonzalo Torrente Ballester, habla sobre su vida, su obra y sus preocupaciones intelectuales, sociales y políticas. Con las únicas voces del autor de La saga/fuga de J. B. y algunos de los periodistas que le entrevistaron en televisión a lo largo de los años, se recorre la infancia, la juventud y madurez del escritor gallego en un relato biográfico trenzado con intervenciones del autor sobre sus preocupaciones como novelista, sus convicciones sobre la creación literaria, sus actitudes políticas y sus reflexiones sobre conceptos como el mito, el poder, la Historia, Galicia, la mujer y la muerte.

Gonzalo Torrente Ballester responde a las preguntas de los periodistas Joaquín Soler Serrano, Pablo Lizcano, Fernando Sánchez Dragó, Terenci Moix, José Luis Balbín, Begoña Aranguren y Antón López Vallejo. Además, el documental rescata fragmentos de audio de algunas de sus cientos de conferencias y de sus diarios de trabajo, grabados con magnetofones de bobina.

Catálogo

Con motivo de la exposición, la Fundación Gonzalo Torrente Ballester y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC) han editado un catálogo estructurado en dos volúmenes dedicados a evocar sus proyectos y a revisar su obra de un modo sistemático.

El primer volumen se abre con evocaciones y recuerdos de los escritores Ana Mª Matute, José Saramago y Manuel Rivas, y la profesora Francisca Ojeda-Suárez Miller: magníficos perfiles literarios y humanos del autor –firmados por los escritores– y una tierna y nostálgica imagen inédita del escritor en Albany, durante su etapa en la universidad americana, generada por las palabras de Francisca –Maquita–, su alumna, luego colega y siempre amiga. Siguen los artículos del presidente y del secretario de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha y Darío Villanueva, de la historiadora universitaria Isabel Torrente y del presidente de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Antonio Bonet Correa, que ofrecen acercamientos al hombre y su peripecia vital, centrándose, respectivamente, en su facilidad con las palabras, en el fondo cervantino de su obra, en la presencia de la historia y el mito, y en su relación con las artes plásticas.

El primer tomo incluye, también, la reproducción de las cartas de Marta Cárdenas y Luis de Pablo que ilustran la influencia de la música en la estructura de algunas de sus obras, en particular en La saga/fuga de J. B. El volumen se cierra con las fotografías de Vari Caramés sobre las ciudades ligadas al escritor y con el “Currículum, en cierto modo”, donde Torrente Ballester narra su propia biografía y que fue publicado en la revista Triunfo en 1981, del que se reproduce la versión original mecanografiada y corregida a mano por el autor. El volumen va acompañado del documental, dirigido por Luis Felipe Torrente y Daniel Suberviola, GTB x GTB.

El segundo volumen proporciona cinco acercamientos a la obra literaria de Torrente Ballester elaborados por reconocidos expertos torrentistas: César Antonio Molina (sobre su obra periodística), Janet Pérez (sobre su obra teatral), José Antonio Pérez Bowie (sobre su labor como teórico y crítico teatral), Ángel G. Loureiro (sobre sus novelas) y Ángel Basanta (sobre la fortuna crítica de su obra narrativa). Las relaciones de Torrente Ballester con la imagen estática o animada constituyen el centro de atención de las siguientes colaboraciones: Santos Zunzunegui, Imanol Uribe y Carmen Becerra ilustran su dilatada y fructífera relación con el cine, en distintos períodos y diversas manifestaciones; y el artículo de Miguel Fernández-Cid presenta su hasta ahora ignorada faceta de fotógrafo, mostrando tanto la intención estética de sus imágenes como su contribución a la hora de fijar una manera de mirar y definir su ideario estético.

Una selección de fotografías tomadas por Gonzalo Torrente Ballester descubre sus claves, intereses, temas y búsquedas reiteradas. El volumen se cierra con la bibliografía comentada de la obra del escritor, cuya lectura pone de relieve su coherencia narrativa, junto a la reproducción de las portadas de sus primeras ediciones.