UNIVERSIDAD DE VALENCIA

El rector de la Universitat de Valencia, Francisco Tomás y la embajadora de España en Guatemala, Carmen Díez, inauguraron ayer jueves un centro de interpretación para visitantes en el lugar arqueológico de La Blanca, en la región guatemalteca de Petén, donde investigadores valencianos están realizando importantes excavaciones. Es el primer centro de interpretación de la zona y con su puesta en marcha se pretende crear un punto de atracción para el turismo cultural que contribuya al desarrollo social y económico de la aldea.

El pasado 26 de enero los medios de comunicación se hicieron eco del hallazgo de un enorme mascarón maya de más de 1500 años de antigüedad, encontrado en una acrópolis de la selva guatemalteca a 17 kilómetros de La Blanca. El descubrimiento fue realizado por la arqueóloga de la Universitat de València y directora del proyecto de cooperación Cristina Vidal Lorenzo y por el arquitecto de la Universidad Politécnica de Valencia, Gaspar Muñoz Cosme, responsables de las excavaciones de La Blanca.

Las excavaciones, que están subvencionadas por el Ministerio de Cultura español y cuentan con la ayuda de la Universitat de València y de la Politécnica, se iniciaron en 2004 y están sacando a la luz una ciudad maya en la que además se han encontrado importantes grafitos. Sobre este tema las universidades valencianas acaban de editar el libro “Los grafitos mayas” que recoge las aportaciones de los principales especialistas en el tema, del que son coautores y coordinadores los profesores Vidal y Muñoz. El pasado miércoles se presentó la obra en el Palacio Nacional de Guatemala, en un acto presidido por el ministro de Cultura guatemalteco, Gerónimo Lanceiro, la embajadora española y Danilo Dardón, director de la Escuela de Historia de la Universidad San Carlos de Guatemala, institución que también colabora en el proyecto.

El centro de interpretación de la Blanca permitirá a los visitantes acercarse de manera documentada a este importante yacimiento, situado a 500 kilómetros de la ciudad de Guatemala, en el que los arqueólogos valencianos siguen descubriendo pirámides y palacios en torno a una gran acrópolis. El centro es un sencillo pabellón, respetuoso con el entorno, que ha diseñado el propio Gaspar Muñoz. En el centro de interpretación se reproducen de manera ampliada algunos de los grafitos que el visitante puede observar en los edificios. Durante cada una de las cinco temporadas de excavaciones, que tienen una duración de tres meses cada una, el proyecto emplea a cincuenta trabajadores de la comarca, que han sido formados para realizar este delicado trabajo. La inversión de la Universitat de València en el proyecto de cooperación ha sido de 48.000 euros. Además de la promoción del turismo cultural, con el proyecto también se pretende poner en marcha una cooperación internacional en el ámbito universitario, mediante la participación de profesores y estudiantes españoles y guatemaltecos en las actividades de investigación, desarrollo y apoyo a la educación de los escolares. Los profesores Cristina Vidal y Gaspar Muñoz aseguraron en la presentación de su libro que “los que nos dedicamos al estudio de la cultura maya somos unos soñadores”. Ambos se mostraron “enormemente felices tanto por la publicación del libro como por la culminación de un proyecto de cooperación que esperamos sirva para el desarrollo de esta comunidad”. El parque natural donde se ubica el lugar arqueológico de La Blanca está declarado reserva mundial de la biosfera y el Gobierno guatemalteco está promoviendo la zona como destino para el turismo cultural y ecológico.