UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

La de la investigadora de la UPV/EHU Guadalupe Ramos Truchero pretende explicar por qué en la actualidad el sector ganadero vasco, concretamente el ovino de leche, sufre la falta de relevo generacional en sus explotaciones. El estudio plantea la siguiente pregunta: ¿Qué motivos impulsan a los hijos de los ganaderos del País Vasco a abandonar la explotación familiar o a continuar en ella? El trabajo se titula La sucesión en la ganadería familiar: el ovino de leche en el País Vasco.

El objetivo de esta tesis es saber por qué unos jóvenes optan por continuar en la explotación familiar y otros la abandonan. Teniendo en cuenta que se trata de una decisión complicada, que no llega a materializarse de forma inmediata y en la que intervienen numerosos factores, el interés del estudio es, precisamente, comprender el desarrollo del proceso por el que los hijos jóvenes de pastores se van decantando por una u otra elección.

Ramos ha optado por un enfoque cualitativo y ha realizado 24 entrevistas a los descendientes de pastores en cuatro comarcas de la CAV (Cantábrica Alavesa, Goierri, Encartaciones y Arratia-Nervión). De dichos descendientes y de su decisión de trabajar o no en la explotación depende la supervivencia del negocio familiar.

Los resultados muestran, por un lado, que la sucesión de una explotación agraria no puede explicarse en función de un elemento concreto o aislado. Es un tema complejo en el que se entremezclan aspectos de diferente índole. La sucesión es un proceso que se inicia fundamentalmente en el momento en que los hijos comienzan a ayudar a sus padres en las tareas agrícolas más sencillas. En todo caso, la continuidad de la explotación está condicionada en gran medida por la posibilidad de emancipación familiar de los potenciales sucesores.

Cuatro discursos sociales

Por otro lado, el análisis revela la presencia de cuatro discursos sociales diferentes de los hijos de ganaderos en torno a la sucesión de la explotación familiar. El primero es el discurso vocacional, representado por los hijos que deciden seguir la profesión familiar. Se caracteriza por ser eminentemente masculino. El segundo discurso, que Ramos ha denominado trabajo familiar como oportunidad laboral, es mantenido por los hijos que han escogido trabajar en la explotación familiar porque ésta les proporcionaba un trabajo seguro y estable frente a la precariedad del mercado laboral al que tienen posibilidades de acceder. El tercer discurso en torno a la continuidad de las explotaciones de ovino de leche es el denominado aparcado. Se caracteriza éste por ser un discurso predominantemente femenino, presente entre los hijos de ganaderos más jóvenes, que no desean dedicarse profesionalmente a la actividad ganadera porque rechazan tanto el ganado como las tareas que éste genera. A pesar de ello, trabajan exclusivamente en la explotación familiar mientras esperan poder encontrar un empleo que les satisfaga. En cualquier caso, el discurso mayoritario encontrado en los entrevistados es el que Ramos ha denominado como liberados de la tradición familiar. En éste, los hijos de pastores, fundamentalmente con importantes trayectorias académicas, deciden de manera tajante no optar por la actividad ganadera como profesión.

En definitiva, esta tesis doctoral proporciona una información valiosa que viene a profundizar aún más en la realidad social de la sucesión agraria y en su estudio, desde una perspectiva individual.

Información sobre la autora

Guadalupe Ramos Truchero (Palencia, 1975) es licenciada en Sociología por la Universidad de Salamanca y ha realizado su tesis bajo la dirección de José Ramón Mauleón Gómez, del departamento de Sociología 2 de la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación de la UPV/EHU. Actualmente es profesora de Sociología en la Facultad de Ciencias del Trabajo de la Universidad de Valladolid. Para la realización de su tesis doctoral, Guadalupe Ramos Truchero ha contado con la colaboración del departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco, la Escuela Sueca de Ciencias Sociales de la Universidad de Helsinki (Finlandia) y el Centro de Investigación de la Economía Rural – TEAGASC de Dublín (Irlanda).