Si quieres solucionar un problema, nombra a un responsable.

Si no quieres (o no sabes), entonces nombra a una comisión.