Quizás este sea uno de los peores momentos para la UE. Con las instituciones patas arriba gracias al Tratado de Lisboa y que hay muchos “jefes” novatos (nueva Comisión Europea y nuevo Parlamento Europeo) la crisis económica marca el ritmo de la política europea. Por primera vez en mucho tiempo se plantea la salida de un país de la Unión Económica y Monetaria, es decir, del Euro y ese país es Grecia. Otro país mediterráneo, con una tasa de paro para hacer llorar al más insensible, España, ostenta la presidencia del Consejo de la UE y para colmo de males, los países candidatos a la entrada en Europa se impacientan porque los mecanismos burocráticos funcionan a buen ritmo de oficina.

Entre esos países se encuentra Croacia, un país que ha crecido enormemente en los últimos años gracias sobre todo al turismo bien explotado y gestionado. Sin embargo, el ser una economía emergente ya no es suficiente para acceder a la UE como Estado miembro. Los dirigentes europeos han aprendido la lección gracias a una de las últimas ampliaciones, la de Chipre. No es bueno integrar países que no se llevan bien con sus vecinos, especialmente cuando estos forman parte de la UE como es el caso del conflicto que mantiene sobre sus fronteras Eslovenia con Croacia. Es cierto que los ánimos ya no están tan caldeados pero la chispa puede saltar si se anima a Croacia a entrar en la UE. Tampoco se puede evitar que un país que cumpla los criterios establecidos para la adhesión pueda someter su candidatura y convertirse en un estado miembro más por un conflicto fronterizo con un sólo país.

Por supuesto, esto no solo ocurre con Croacia. Otros países están interesados en formar parte de la UE, desde el más “interesado” en tiempos de crisis como es el caso de Islandia hasta el eterno candidato por no cumplir los criterios básicos de respeto a los derechos humanos como es el caso de Turquía.Otra de las cuestiones que nunca se dirigen a los ciudadanos europeos y que, sin embargo, es muy importante es hasta donde tienen que llegar las fronteras europeas, dónde quedan los límites… ¿Podría ser Rusia un estado miembro de la UE? Desde luego, solo con proponerlo muchos se pondrían “de uñas”. Pero quizás alargar nuestras fronteras signifique menos conflictos fronterizos. ¿No es así?

Cómo no tenemos la respuesta a esta pregunta, al menos os dejamos un vídeo, de EuroparlTV, con las opiniones de algunos eurodiputados al respecto. Recordad que para los subtítulos en español tenéis que pulsar ES.