Estas últimas semanas, blogueros europeos como Europaeum yJulien Frisch nos contaban que durante estos últimos años el número de periodistas corresponsales en Bruselas para cubrir los eventos y noticias europeos había caído en picado. Entre los motivos, Internet y la velocidad con la que se transmiten las noticias supone que ya no es necesario estar en un lugar determinado para cubrirlas. Además, las instituciones europeas también han creado sus propios recursos que acercan la información al ciudadano pero que pueden hacer “menos importante” el trabajo del corresponsal. Un claro ejemplo es EuroparlTV que con sus reportajes de dos minutos y la posibilidad de “incrustar” los vídeos en webs y blogs, además de subtitularlos en los 23 idiomas oficiales, hace que el trabajo del corresponsal quede deslucido. La asociación de periodistas corresponsales extranjeros en Bruselas está totalmente en contra de esta iniciativa que consideran como intrusismo profesional.

Otro de los problemas que se encuentran los corresponsales es elaumento de blogueros que cuentan la información europea de forma independiente y con muchas ganas de acercar Europa. Los ciudadanos sólo quieren encontrar la información en Internet, con sus fuentes contrastadas para que sea de una calidad óptima. Hoy en día, ciertos bloggers (venga, vamos a incluirnos en esta lista) ya realizan esta labor además sin estar pagados por ningún medio que les coordine de cierta manera “su línea editorial”, lo que facilita la labor de las instituciones de “comunicar Europa mejor y acercar la UE a los ciudadanos”. Sin embargo, los blogueros no tienen el mismo acceso a la información que los periodistas por no estar cualificados y aún así, cuéntan las cosas (quizás otras cosas diferentes) con bastante rigor. Por lo tanto, estamos en una disyuntiva y los ciudadanos también. ¿A quién leer? ¿A quién escuchar?

Os recomiendo dos vídeos: el irónico acercamiento de Julien Frischy por otro lado un vídeo que ha realizado ElMundo.es sobre el trabajo de los corresponsales.
Ps. ¿Nadie ha comentado qué, con la crisis que sufre la profesión periodística, los corresponsales trabajan con unas condiciones laborales pesimas? Algunos blogueros lo hacemos sin cobrar, pero también sin jefes a los que obedecer. Otra disyuntiva.