UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Ignacio Blanco, del Instituto Catalán de Oncología, ha participado en el Congreso Internacional de Oncología para Estudiantes de la Universidad de Navarra

Según afirma Ignacio Blanco, médico investigador del Instituto Catalán de Oncología, “saber que la mayor parte de los tumores tienen un factor de transmisión genética no significa una condena para quien lo sufre, sino una oportunidad para detectarlos y prevenirlos de forma personalizada”.

Así lo defendió el especialista en el VI Congreso Internacional de Oncología para Estudiantes (COE), que reúne estos días a 300 alumnos de toda España en la Universidad de Navarra.

Para el oncólogo, conocer la historia familiar de las personas proclives a sufrir un tumor permite abordar la enfermedad no sólo desde el tratamiento posterior, sino desde la prevención. En este sentido, recordó que los cánceres cuyo mecanismo genético se conoce mejor, y tienen mayor incidencia -el de mama y el de colón-, cuentan con medidas preventivas como las mamografías periódicas dirigidas a mujeres de entre 50 y 69 años.

“El conocimiento de sus mecanismos genéticos nos permite saber también que, en el caso del de mama, una de cada 10 mujeres lo sufrirá, y una de cada 100 presentará factores genéticos que la harán más propensa. Esta información resulta vital para diseñar nuevas estrategias preventivas”, subrayó.

Evitar el tabaco, prioridad para prevenir el cáncer

Por su parte, Miguel Ángel Martínez, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra, ofreció en el Congreso una ponencia sobre dieta y cáncer. En ella aclaró que lo más importante para prevenirlo es erradicar totalmente el tabaco, más que los hábitos alimentarios, “que podrían estar relacionados sobre todo con determinados tumores, como los de estómago o de colon”.

En su opinión, “debemos desterrar la idea de que consumir mucha fruta y verdura y reducir las grasas nos van a proteger contra la enfermedad. Los últimos estudios se orientan más a evitar los excesos, el alcohol, las carnes procesadas o el fast food. Ingerir más pescado y legumbres en lugar de cárnicos o embutidos, controlando el peso y el contorno de la cintura”. En este caso, aseguró que una dieta comedida podría lograr entre un 20 y un 25% de reducción del riesgo en cánceres digestivos.

Asimismo, el Dr. Martínez señaló que una dieta mediterránea frugal sigue siendo la opción más saludable, “ya que durante siglos sus buenos efectos se comprobaron en un experimento natural sin parangón en los países mediterráneos”.

El VI Congreso de Oncología para Estudiantes, organizado de forma íntegra por alumnos del centro académico, culminará mañana sábado con la entrega de premios a las mejores ponencias y pósteres elaborados por los estudiantes. El acto tendrá lugar a las 12 45 h. en el Salón de Actos de la Biblioteca de Ciencias.