UNIVERSIDAD DE SEVILLA

El Máster y el Doctorado gozan de una buena aceptación laboral, pero es necesaria una mayor conexión con el tejido productivo

La aplicación del proceso de Bolonia, principalmente lo referente a los estudios de postgrado y doctorado, ha sido el eje central del encuentro de europeos que durante dos días ha tenido lugar en la Universidad de Sevilla. En la jornada de hoy se han presentado las conclusiones del encuentro y las más destacable es el alto grado de implantación de la nueva estructura Grado-Máster-Doctorado, el 95%, gracias al elevado compromiso que las mantienen con la adaptación al nuevo ().

Las conclusiones fueron presentadas por el Rector de la Universidad de Sevilla, Joaquín Luque Rodríguez, el Presidente de la , Federico Gutiérrez- Solana Salcedo y el Presidente de la , Jean-Marc Rapp. La buena aceptación laboral que el Máster y el Doctorado está teniendo en los países cuyas universidades se han adaptado al EEES es otro de los aspectos positivos, aunque los expertos coinciden en señalar la importancia de un mayor apoyo y aceptación de la formación del Doctorado por parte del tejido productivo y de las administraciones públicas.

Otras cuestiones analizadas durante el encuentro han sido el rápido desarrollo de Escuelas en el Doctorado y el importante giro que las universidades han dado hacia una política de internacionalización, consolidándose los niveles básicos de movilidad.

Asimismo, se han detectado mejoras en las Agencias de Evaluación de Calidad y se han impulsado los Marcos Nacionales de Cualificaciones. Los 150 expertos de 47 países distintos que se han congregado en la Universidad de Sevilla también han indicado entre las principales conclusiones la flexibilidad del Máster y la generalización del Diploma Suplemento, al tiempo que han coincidido en señalar que el proceso de Bolonia ha fomentado una cultura de la mejora de la calidad y el éxito del EEES se debe a la implicación de todos los agentes.

Este encuentro de rectores europeos también ha servido para detectar las ‘asignaturas pendientes’ que aún tienen que afrontar los sectores implicados en el Plan Bolonia. En este contexto, los asistentes al encuentro comentan la necesidad de más explicación y comunicación, así como realizar un seguimiento de la inserción laboral de las primeras promociones de los Grados. Armonizar la variedad nacional y el reconocimiento inter-europeo, una mayor homogeneidad del Máster y atender al aspecto del asociacionismo europeo en la internacionalización de las universidades son otros de los aspectos en los que las universidades tienen que seguir trabajando.

Respecto al estudiante, los expertos coinciden en la importancia de mejorar los servicios que se les ofrece y superar las dificultades a la movilidad del estudiante de Grado.

De este modo, la agenda de futuro para el EEES, recogida en el Informe Trends 2010 –en el que se analiza la implantación del EEES y el impacto que ha producido durante la última década–, propone cuatro grandes conceptos orientadores:

– Visión: mantener una visión amplia de la sociedad y el ciudadano que queremos para orientar el cambio pedagógico.
– Calidad: comprometerse con un alto estándar de calidad en todos los servicios de la educación superior europea.
– Internacionalización: procurar conjugar la internacionalización con una proyección conjunta de la identidad europea en el resto del mundo.
Conocimiento: vincular EEES y EEI (Espacio Europeo de Investigación): Área Europea del Conocimiento (EKA).