Varias veces por arriba de 11.184 (en el futuro se marcó un máximo de 11.202), y finalmente no se pudo cerrar por encima de este último máximo. Ello no quita que mañana se abra al alza se siga, pero seguimos manteniendo una actitud más contemplativa y conservadora, porque este no es un buen lugar. También es posible que al lateral le siga quedando vida o que se haya marcado un techo que proponga una corrección más alla de 10.900 de la parte baja del lateral, insistiendo en que no hemos visto máximos del rebote pase lo que pase.

Si a partir de mañana superamos y consolidamos la zona, los tiempos se acortarían mucho y significaría que los americanos quieren ir a la media de 200 semanal ya mismo, y el Ibex a 11.400 – 11.700, sin más precisiones, solo un rango, ya que es temprano para marcar techos más precisos de esta onda 2 en la que nos encontramos, que no ha mostrado su contorno aun, es decir, su figura. Lo que si es claro es que un recorte (me refiero a lo que tenemos desde los 9.900) es cuestión de tiempo, no de altura, ni de precio.