El día se desarrolló en poco rango, que al principio pareció formar un pequeño triángulo en el Ibex, que luego de la apertura de Wall Street rompía aparentemente por arriba, … pero la poca impulsividad en esa presunta ruptura por ariba de la figura que hasta allí teníamos y el posterior fallo alcista que nos devolvió dentro de la figura, nos llevó a descartar que fuera realmente un triángulo. Por lo tanto, hay más posibilidades de una figura de agotamiento, aunque ello es adelantarse a lo que podría suceder mañana que obviamente debieran ser caídas.

Refuerza la postura el hecho de que nos ha frenado varias veces la media de 50 en gráfico diario, muy fuerte, más que el propio rebote. Aparentemente siempre fue el objetivo, que no veíamos hace unas jornadas atrás para estos momentos y que era la razón de dejar estas alturas e incluso superiores para una futura onda al alza luego de una nueva caída a la base de este rebote que estamos esperando.

Esta idea sigue en pié pero no pudo confirmarse al cierre con suficiencia ya que lo que nos da el RSI es muy poco. La posibilidad alcista, desde aqui, con los indicadores incluso diarios muy sobrecomprados, no es la primera opción ni mucho menos, repito, con lo que tenemos hasta el cierre y dejando el próximo cierre americano al margen de esta reflexión. Desde los 9.900 se vió poco volumen, es decir, no hay signos de un nuevo ciclo alcista, esto es un rebote. Para nosotros, los 12.240 son un techo definitivo por mucho tiempo.

Hemos cerrado en zona del 50% de corrección de la caída previa. Seguimos dudando de si estamos ante el fin del rebote, o solo de una onda al alza del mismo. En principio, debiera faltar mucho desarrollo y meses de rebote, la duda solo la tenemos por el extenso recorrido que tuvimos con esta onda, que sin embargo no deja de ser técnicamente razonable.

El se encontraba en los 10.551 al cierre del Ibex en subasta.