UNIVERSIDAD DE SALAMANCA

Un de la Universidad de Salamanca profundizará en un problema que afecta al 5% de la población infantil

La Universidad de Salamanca ofrece un curso que aborda el trastorno por (TDAH), con el objetivo de dar a conocer este problema y su trascendencia actual en la sociedad. Esta actividad, que lleva por título “TDAH: intervención multidisciplinar”, está organizada por el Instituto Universitario de Integración en la Comunidad (INICO) de la Universidad de Salamanca en colaboración con la Asociación Salmantina de Niños Hiperactivos (ASANHI). El plazo de inscripción finaliza el próximo 26 de abril.

En este curso participarán, entre otros referentes a nivel nacional e internacional en la investigación sobre el TDAH, Isabel Orjales Villar, profesora de Psicología Evolutiva y de la Educación de la UNED, Julián Vaquerizo Madrid, jefe de la Unidad de Neuropediatría del Hospital Materno Infantil de Badajoz y director clínico del centro CADAN de Atención al Neurodesarrollo, José Santos Borbujo, jefe de unidad de Neuropediatría del Hospital Clínico Universitario de Salamanca, Ginés Llorca Ramón, catedrático de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca y Javier Cabanyes Truffino, especialista en Neurología Infanto-Juvenil de la Clínica Universidad de Navarra en Madrid.

Con este curso, además de profundizar en este trastorno, se busca involucrar a los centros escolares y docentes, ya que es en este ámbito donde principalmente se detecta el problema, favoreciendo así la comunicación y coordinación entre los distintos agentes implicados.

Además, se incide sobre la necesidad de un acercamiento multidisciplinar, que combine un tratamiento farmacológico con una dimensión psicoterapéutica y psicopedagógica, teniendo en cuenta que su efecto en los aprendizajes y en la adaptación escolar y familiar será sin duda la mejor forma de intervención.

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un trastorno de base neurobiológica y con un fuerte componente genético. Se estima que lo padece el 5% de la población infantil-juvenil, lo que equivale a uno o dos niños por aula, siendo unas tres veces más frecuente en varones. Representa entre el 20 y el 40% de las consultas en los servicios de psiquiatría infanto-juvenil. Los síntomas más frecuentes son la hiperactividad, la dificultad para controlar las conductas, emociones y pensamientos y la incapacidad para prestar atención y concentrarse.