UNIVERSITAT JAUME I

La (RUNAE) ha aprobado este mes el documento de constitución de la Red de apoyo a las personas con en la universidad, constituida formalmente el pasado año en la Universitat Jaume I, con el objetivo, entre otros, de proponer actuaciones de carácter transversal entre las universidades y promover, difundir e intercambiar buenas prácticas entre ellas.

La iniciativa fue puesta en marcha por el área de atención a la diversidad, coordinada actualmente por la vicerrectora de Estudiantes y Ocupación de la Universitat Jaume I, Leonor Lapeña y la vicerrectora de Estudiantes de la Universidad Complutense de Madrid, Margarita Barañano y con ella se pretende impulsar el reconocimiento de la atención a la discapacidad en los distintos sistemas de evaluación de las universidades y sus diferentes actividades y fomentar la colaboración del tejido social de este ámbito.
La reunión celebrada en el centro Escuelas Pías de la Universidad Nacional a Distancia en Madrid contó con la presencia de 43 universidades (representantes de los vicerrectorados, de las direcciones académicas y personal técnico) así como con el director general de Coordinación de Políticas Sectoriales sobre Discapacidad, Juan Carlos Ramiro; la subdirectora general de Atención al Estudiante, Orientación e Inserción Profesional del Ministerio de Educación, Àngels Alegre, y representantes de la Fundación Universia, de la Fundación Mapfre y del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI).

Los representantes universitarios han aprobado un documento que establece los principios generales de funcionamiento y de gestión de la nueva red SAPDU, que será coordinada por las vicerrectoras de Estudiantes de la UJI y la UCM y de la que formarán parte en la secretaria las responsables de atención a la diversidad de la UJI, Olga Carbó y Encarna González, además de los responsables de los cinco grupos de trabajo que ya estaban funcionando: principios generales y normativa; diseño y mantenimiento de la página web, situación actual de las universidades; adaptaciones curriculares; y movilidad, empleo y prácticas.

Las universidades españolas iniciaron a principios de la década de los noventa un proceso de normalización e integración de estudiantes con discapacidad. A partir de la publicación del decreto de ordenación de los estudios de grado y postgrado en 2007, las autoridades académicas se concienciaron aún más de la necesidad de aunar esfuerzos y plantear estrategias comunes. Después de un primer documento, en diciembre de 2008, en el mes de mayo de 2009 se acordó en Alicante la creación de la nueva red y en el mes de diciembre del mismo año se constituyó formalmente en la reunión celebrada en la Universitat Jaume I.