UNIVERSITAT JAUME I

El Gabinete de Planificación y Prospectiva Tecnológica de la Universitat Jaume I de Castellón ha sido elegido para liderar uno de los cinco programas piloto incluidos dentro del proyecto europeo , en concreto, el de Movilidad de estudiantes universitarios(WP6.3). (formado del acrónimo inglés Secure idenTity acrOss boRders linKed, interconexión transfronteriza de sistemas de identificación segura) es una iniciativa de la Unión Europea con la que se pretende que empresas, ciudadanos y empleados públicos puedan utilizar sus documentos nacionales de identidad electrónicos (DNIe) en cualquier estado miembro.

La Universitat Jaume I, como coordinadora del Grupo de Administración Electrónica de la CRUE-TIC, se encargará también, junto a INDRA (multinacional de tecnologías de la información en España) y RedIris, de coordinar la participación de las universidades españolas en este programa piloto sobre movilidad: Alicante, Rovira i Virgili de Tarragona, Santiago de Compostela, Málaga, Murcia, Barcelona, Islas Baleares, Las Palmas de Gran Canaria y Sevilla.

El objetivo de este programa piloto de movilidad es ofrecer al estudiantado extranjero acceso a cualquier servicio administrativo en línea que pueda ofrecer una universidad utilizando su tarjeta de identidad electrónica nacional de origen para su identificación.

A nivel internacional, la Universitat Jaume I es el work package leader del WP6.3, en el que participan también universidades de Portugal, Austria, Italia y Estonia y forma parte del Comité Ejecutivo del Proyecto Stork (órgano principal de decisión), junto a los representantes del Member State Council, que son las autoridades nacionales de los estados miembros de la UE que participan, y los líderes de los otros cuatro programas piloto.

El proyecto Stork busca conseguir el reconocimiento paneuropeo de las identidades electrónicas, y en concreto, la aceptación del DNI electrónico e identificadores semejantes en servicios de administración electrónica de otras administraciones europeas. Para llevar a cabo el proyecto, el año pasado se constituyó un consorcio de administraciones públicas denominado Stork, compuesto por un total de 28 administraciones públicas y empresas privadas relevantes en materia de identificación electrónica.

La duración del proyecto será de tres años durante los que se llevarán a cabo cuatro tareas concretas: estudios teóricos sobre los sistemas de identificación electrónica utilizados en los estados miembros y sobre la firma electrónica; definición y desarrollo de las especificaciones técnicas comunes para el reconocimiento de los DNIe nacionales; definición de una arquitectura técnica de referencia que permita la interoperabilidad de los distintos identificadores electrónicos; y construcción de pilotos o demostradores de servicios de administración electrónica reales, como el servicio de movilidad de estudiantes que coordina la UJI.

Los otros cuatro programas piloto incluyen una plataforma transfronteriza de autentificación de servicios electrónicos, que se pondrá a prueba en Bélgica, Alemana, Austria, Portugal y Estonia; un chat seguro, para promover el uso seguro de Internet por parte de niños y jóvenes; la entrega electrónica, en la que se desarrollan los mecanismos transfronterizos para la entrega segura de documentos en línea; cambio de dirección, para ayudar a los ciudadanos de la UE a trasladarse y establecerse en otros países de la Unión Europea y la de movilidad del estudiantado.

A mitad de este año y durante un período de 12 meses se llevarán a cabo estos cinco proyectos piloto para poner a prueba la estructura y las especificaciones comunes del marco de identificación electrónica propuesto. Esto permitirá a los estados miembros de Stork evaluar si se cumplen los objetivos definidos y tomar una decisión definitiva que permita que los proyectos piloto entren en funcionamiento según lo previsto.

Este nuevo sistema que simplificará los trámites administrativos por medio de un acceso en línea seguro a los servicios públicos representará, según la opinión de Alberto Crespo de Athos Origin, empresa que actúa como coordinadora del proyecto, “un hito sin precedentes en la colaboración entre los estados miembros europeos en el campo de la identificación electrónica por medio de la demostración de los beneficios de los servicios de administración electrónica transfronterizos en contextos de la vida real”.