UNIVERSIDAD MIGUEL HERNÁNDEZ DE ELCHE

La Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche colaborará con en el desarrollo de un programa informático que analizará los puentes térmicos de los edificios. Con esta investigación, la compañía de para Arquitectura, Ingeniería y Construcción, con sede en Alicante, pretende programar a lo largo de este año un nuevo que permitirá reducir hasta un 10% el de los edificios.

El (), dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación, ha otorgado una subvención de 535.925 euros a este proyecto, que permitirá a CYPE Ingenieros desarrollar una investigación basada en el análisis numérico de los puentes térmicos de los edificios. La UMH participa en el proyecto encargándose de la metodología del modelo y de la validación de los resultados del nuevo software.

Con el nuevo programa que desarrollarán CYPE Ingenieros y la UMH, los proyectistas contarán con una herramienta inexistente en el mercado para analizar los cientos de puentes térmicos que puede tener un edificio, lo que disminuirá la demanda de energía y reducirá la contaminación atmosférica. Además, el nuevo software limitará las pérdidas energéticas en las viviendas de los 30 países donde CYPE Ingenieros comercializa sus productos tecnológicos.

Este nuevo software hará que arquitectos, arquitectos técnicos, ingenieros industriales, ingenieros técnicos industriales e ingenieros de caminos de España tengan un software intuitivo que maximice la sencillez en cuanto a la introducción de datos. El programa estará completamente interrelacionado con el resto de los módulos de cálculo y obtendrá como resultados tanto los valores como la documentación necesaria para justificar el Código Técnico de la Edificación (CTE).

En estos momentos, la falta de un programa gráfico y de cálculo sobre los puentes térmicos provoca que los proyectistas no tengan en cuenta este apartado a la hora de trabajar la eficiencia energética de una construcción a pesar de la aprobación del CTE.
En la actualidad, la demanda energética de los edificios representa entre el 30 y el 40% del consumo total de energía en España. Dentro de este gasto, casi la mitad depende de la climatización de la vivienda, mientras que el resto del consumo se debe al uso de los productos domésticos, como neveras, lavadoras o luminarias, y a los puentes térmicos (puntos de unión de un edificio) que, debido a que no son homogéneos por la intersección de materiales distintos o de espesor variado, dejan escapar un gran volumen de energía.