UNIVERSIDAD DE SALAMANCA

La 7ª etapa de la Vuelta al Mundo Solidaria en Bicicleta recorrerá 2.000 kilómetros por Etiopía, el país más montañoso de África

La 7ª etapa de la ‘Vuelta al Mundo Solidaria en Bicicleta’ se presentó el pasado 27 de febrero en Toledo, en el Cigrarral de las Mercedes. Los catorce miembros de la expedición recorrerán 2.000 kilómetros en 20 jornadas por uno de los países más montañosos del planeta, Etiopía, únicamente movidos por el espíritu humanitario.

El destino elegido es Etiopía, considerado el país del mundo con peor acceso al agua potable, pues sólo un 24% de la población tiene acceso a ella, siendo también uno de los países más pobres del continente africano. Biciaventura Solidaria, gracias a las donaciones de los sponsors que colaboran con este proyecto financiará la manutención y educación de los 1.500 niños del orfanato de Saint Mary, y entregará microcréditos a familias para el desarrollo de la apicultura y ganadería, en la localidad norteña de Wukro, dirigido por el misionero español Angel Olarán.

El objetivo solidario de Biciaventura 2010 es “mejorar las condiciones de vida de la población infantil en riesgo de exclusión de una de las regiones más pobres de país, marcada por las hambrunas y los últimos conflictos bélicos”, según informó Emma Camarero, profesora de Comunicación de la Universidad de Salamanca y participante de este proyecto humanitario.

La expedición partirá el próximo 14 de marzo de Addis Abeba, capital de Etiopía. Con tan sólo sus alforjas y una brújula, viajando con lo mínimo, estos catorce españoles recorrerán casi 2.000 kms. a través de montañas de más de 3.000 metros -Etiopía es uno de los países más montañosos del mundo- y donde la altitud se convertirá en un enorme problema para la salud de los ciclistas, que deberán pedalear bajo durísimas condiciones climatológicas.

Como en etapas anteriores de Biciaventura Solidaria, los miembros de la expedición rodarán un documental durante el viaje con el objetivo de reflejar la realidad social y cultural de Etiopía, mostrando todo lo que da de sí un viaje solidario de estas características.

La financiación de este proyecto ha sido posible gracias a la ayuda de instituciones y empresas privadas que año tras año se suman al objetivo humanitario de este proyecto. Así, instituciones como la Diputación de Toledo, la Junta de Castilla La Mancha y su Universidad, la Diputación de Salamanca y su Universidad, y compañías como Adecco Medical & Science y la Fundación Adecco, Specialized, Don Simón, Powerade, Grupo LR, Lufthansa, Caja Madrid, Nobel Tours, Dromedario, Coronel Tapioca, Huerco, Enraf Nonius, Caja Castilla La Mancha, El Cigrarral de las Mercedes, Cruzcampo, UNED Cuenca, el Cigarral de Caravantes, Hotel Los Toreros, y Bordados Fuensalida han sido la fuente económica para poder convertir este sueño en realidad.

Hortensia de la Casa de la Diputación de Toledo expresó el orgullo y satisfacción que le produce “poder participar en una actividad de este tipo, y ayudar a que los aventureros vayan acompañados ya que, según dice el dicho, para ir más rápido hay que ir solo, pero para ir más lejos, hay que ir acompañado”. También destacó el grandísimo esfuerzo físico que van a realizar y reflexionó cómo la única competición que existe en este proyecto es la propia vida de las personas africanas a las que les llevarán la ayuda.

Marcelo Rissi, de la Organización Mundial del Turismo, se mostró “satisfecho de respaldar este proyecto que supone un importante intercambio de valores, una tarea individual con impacto global”.

Por su parte, el Director Ejecutivo de la Fundación Castellano-Manchega de Cooperación, Tomás Mañas, se refirió a los participantes de esta iniciativa como “los mejores embajadores de nuestra tierra” y mantuvo que “siguiendo vuestro ejemplo cada vez habrá más gente que colabore para hacer felices a los demás”. Mientras, Castilla La Mancha seguirá a apoyando a Biciaventura, ya que, según Mañas, es una de las Comunidades más solidarias del país.

Eliseo Cuadrado, de la Fundación Universidad Castilla La Mancha, destacó cómo iniciativas como estas miden el desarrollo de un país y son ejemplo de solidaridad para nuestra sociedad y jóvenes. “Los participantes de Biciaventura trasmiten a nuestra universidad y sus jóvenes el mensaje de que se puede cambiar el mundo”, comentó Cuadrado.

Serán dos mujeres y doce hombres, de entre 30 y 62 años, procedentes de toda España los encargados de entregar la ayuda humanitaria recaudada durante todo un año: Asunción Ferri (valenciana, profesora Universidad Castilla La Mancha), Emma Camarero (gaditana, profesora de la Universidad de Salamanca) José Ramón Cañadas (madrileño, directivo jubilado), Jorge Cordero (asturiano y Jefe de Servicio Juventud, Deportes y Medio Ambiente de la Diputación de Toledo), Alfonso Chacón (madrileño, empresario), Claudio Fernández-Freire (sevillano, abogado), José A. Fernández-Freire (sevillano, Director Regional Canarias de Adecco), Antonio Henares (valenciano y Director Comercial J. García Carrión), Fernando Lleida (oscense, empresario), Antonio Moreno (onubense y Director Producción J. García Carrión), Vicente Silva (cántabro, cirujano ginecólogo), Vicente Martínez (conquense, catedrático de la Universidad CastillaLa Mancha), Fernando Salcedo (murciano, médico Sescam) y Jesús Ramón Fernández (vallisoletano, empresario).

Según el representante del proyecto, Antonio Henares: “realizaremos este viaje con nuestras alforjas, mapas y brújulas, conscientes de que no se trata de un viaje de lujo, sino que se trata de una experiencia única en la que se alternará el deporte, la convivencia en situaciones límite y la ayuda a la infancia”.

Dentro de los objetivos cualitativos, destaca la pretensión de generar inquietud y animar desde el mundo del deporte a todas las personas preocupadas por los problemas de la infancia; promover el cicloturismo y los viajes no convencionales como forma de conocer un país, sus gentes y cultura; y animar a los jóvenes españoles a la práctica del deporte, la solidaridad y a las actividades en la naturaleza como alternativa saludable para el ocio y tiempo libre.

Los valores de la Biciaventura son la apertura, a través del diálogo, la curiosidad y la agilidad; el humanismo, que se transmitirá a través de los conceptos de respeto y responsabilidad; el entusiasmo, a través de la pasión, el afán de superación y la audacia; y la proximidad, en el sentido de accesibilidad, empatía y autenticidad.

La creación del proyecto solidario surgió en el año 2004 en la provincia de Toledo. De este modo, la primera etapa en bicicleta se desarrolló entre Toledo y Roma; en el año 2005 tuvo lugar la segunda, entre Roma y Estambul; la tercera etapa se desarrolló entre Estambul y Jerusalén-Petra en el año 2006; la siguiente les llevó a Pakistán, India y Nepal, en 2008 a Laos, Tailandia, Camboya y Vietnam, y la última etapa del pasado año se desarolló por primera vez en África, en Kenia, Ruanda, El Congo, Tanzania y Burundi.