UNIVERSIDAD DE SEVILLA

“Neruda y los escritores de la Edad de Oro” ha sido editado por el Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Sevilla

Pablo Neruda fue un gran bibliófilo y durante su estancia en España (desde 1934 hasta la Guerra Civil) adquirió en las librerías madrileñas valiosos ejemplares de los clásicos del Siglo de Oro, llegando a reeditar algunos de ellos como a Quevedo o a Villamediana. El interés de Neruda por estos autores tiene su origen en la relación que mantuvo durante esta época con Lorca, Alberti, Miguel Hernández. El chileno durante el resto de su vida evocó este período, que le hizo valorar el mejor legado: la lengua.

Neruda también descubrió entonces la pintura española renacentista y barroca, a la que elogia en prosas muy bellas, porque representa la cultura peninsular. En “Cien Sonetos de amor”, un compuesto en la madurez, cuando se enamora de Matilde Urrutia escribe con huellas de los clásicos, pero con tersura contemporánea.

El diseño del estudio, realizado por María Isabel Martínez, profesora de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada en la Universidad de Extremadura, se alza sobre dos aspectos básicos. La primera parte revisa el diálogo de Neruda con los escritores de la Edad de Oro, a través de los testimonios que deja acerca del conocimiento que adquirió, donde se deja ver el ambiente que favoreció tal aprecio a la España de los años treinta del siglo XX, con plenos homenajes a artistas de la época.

La segunda parte del trabajo aborda el análisis del libro “Cien Sonetos de Amor”, confeccionado a partir de las plantillas heredadas de los antiguos creadores. Se desvelan las maneras de asimilar el legado, sobre todo a partir de motivos y procedimientos capitales en la lírica áurea, además de explicar cómo influyen los conocimientos estéticos y las circunstancias biográficas que propiciaron en la labor creativa de Neruda en la composición de sus sonetos.

De este modo el método aplicado en la investigación es pluridisciplinar dando como resultado una visión del mundo de la época y la individualidad en lo relativo a la percepción de los escritores y artistas canónicos. En el libro se observa una trayectoria que va desde la juventud del autor, proyectando una visión de subjetividad a través del amor, hasta la postura reivindicativa y social de la madurez.

Conforme avanza el libro se percibe las voces de los clásicos que fluyen a través de los versos y de los fragmentos en prosa del poeta chileno. Afloran esencialmente por dos vertientes: la explícita, que acoge la primera fase del libro y que contiene los juicios, reflexiones y experiencias de Neruda en relación a la cultura de los Siglos de Oro; y la implícita, que adviene cuando los textos del pasado funcionan como modelos, como fuentes intertextuales, como cauces expresivos que conducen a encrucijadas inesperadas, según se demuestra en la segunda fase del trabajo.

Esta publicación ha visto la luz gracias al Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Sevilla, junto con la Escuela de Estudios Hispano-Americanos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Diputación de Sevilla.

María Isabel Martínez es profesora Titular de Teoría de la Literatura y Literatura comparada en la Universidad de Extremadura. Ha enseñado en varias universidades europeas y americanas. Obtuvo el Premio Archivo Hispalense y el Especial de Doctorado por su monografía “La poesía popular en la obra de Juan Ramón Jiménez” (1992). Ha escrito también los siguientes libros: “Métrica y otros rasgos del canto popular en la obra de Juan Ramón Jiménez” (1992), “Aleixandre: Ecos y afinidades” (1993), “Miguel Hernández y la poesía del pueblo” (1995), “Los clásicos de los Siglos de Oro y la inspiración poética” (éste fue Premio Internacional de Critica Literaria Amado Alonso (2002), y en colaboración, “La poesía andalusí en la lírica contemporánea” (2006). Ha realizado ediciones de obras de los siglos XVI y XIX. Asimismo ha publicado recientemente en Nueva York la monografía “La mujer ante el espejo. Un motivo literario”.