Hace casi exactamente un año, publicaba una breve descripción del aparato conocido como La Máquina de DiosLHC o Gran Colisionador de Hadrones:

Ya tendría que estar en marcha pero hubo problemas técnicos que llevaron a que falle la refrigeración general y luego se infiltraron hackers al sistema de seguridad, ambos problemas se están resolviendo y a fin de año debería arrancar nuevamente.

Cuando iban a comenzar con los experimentos más importantes a fin de 2009, un nuevo fallo en la refrigeración obligó a los técnicos a volver a revisar el sistema. El culpable fue un trozo de pan que realizó un cortocircuito, probablemente dejado caer por una paloma.

En el artículo del año pasado: Fotos panorámicas del LHC, se encuentra una breve descripción del funcionamiento, algunas reflexiones personales, y algunas fotos imperdibles para disfrutar del experimento. Me causa un poco de nostalgia, porque estaba en sus inicios, y realmente no me reconozco con la persona que escribía en esa época (bueno, fue sólo un año).

En algún momento de este día, si no se estrella un avión, se infiltra un hacker, alguna paloma maligna deja caer otro pedazo de pan, o aparece algún viajero del tiempo del futuro para impedir que se active la máquina y consecuentemente se destruya el mundo.. comenzarán los experimentos en niveles de energía nunca antes probados. No se va a destruir el mundo, y si se destruye no habrá nadie para hacer notar mi error ;-). Si las cosas salen bien, se recrearán las condiciones inmediatamente posteriores a la creación y se obtendrán toneladas de datos, que llevarán meses o años para procesarse, y en un futuro próximo conoceremos mucho más sobre el universo, su origen y composición.

Hay varias cámaras en la sala de operaciones y en los principales laboratorios del CERN, por donde se puede ver el experimento en vivo y en directo. No se va a ver mucho teniendo en cuenta el tamaño de las partículas, pero los científicos dicen cosas interesantes (en inglés, y cada uno con el acento particular de su país de origen), y para quienes no tienen buen oído para el inglés, observar los laboratorios por simple curiosidad y contagiarse de la emoción en el ambiente son suficientes: LHC en vivo y en directo, debajo de la pantalla principal se encuentran los nombres de los laboratorios, que se pueden ver también.

Para usuarios de Twitter: pueden seguir un relato de la situación en tiempo real a través del usuario @cern.